Crianza Natural   Mi perfil  Mi compra Mi lista de deseos
Temas centralesProductos naturalesCatálogo OnlineEl ForoEl MercadilloEl ChatEnlacesBuscarAyudaSuscríbete

EMBARAZO

PARTO

LACTANCIA MATERNA

SALUD Y NUTRICIÓN

EDUCACIÓN Y CRIANZA

SUEÑO INFANTIL/COLECHO

LLEVAR A TU BEBÉ

PAÑALES DE TELA

ESTIMULACIÓN TEMPRANA
LIBROS RECOMENDADOS

VÍDEOS

RECETAS DE COCINA


Copas menstruales



«Con todas las comodidades de vanguardia que ha desarrollado la sociedad occidental, no nos explicamos por qué aún se utilizan productos femeninos anticuados. Creemos que las copas menstruales reutilizables son la siguiente generación de productos de higiene femenina porque son la elección más responsable para el medio ambiente. También son la opción más fiable y práctica disponible y no están relacionadas con el Síndrome del Shock Tóxico» - Francine Chambers.

Las mujeres de todo el mundo cada vez toman más conciencia de cómo pueden impactar positiva y significativamente sobre el medio ambiente por el hecho de cambiar los tampones y compresas higiénicas desechables por las copas menstruales. Este simple cambio es tan significativo como eliminar las bolsas de plástico en tiendas y supermercados.

En promedio, las mujeres menstrúan durante 41 años a lo largo de sus vidas. Una mujer puede llegar a usar 10.000 compresas y tampones durante toda su vida. Cada año se desechan en el mundo, en torno a 45.000 millones de compresas y tampones.

La mayoría de los tampones y compresas higiénicas contienen surfactantes, adhesivos y aditivos. Además, la mayoría de las compresas higiénicas contienen plástico de polietileno, cuya producción es contaminante. Asimismo, la dioxina, un conocido carcinógeno, es un producto derivado del proceso de blanqueado de los tampones que contienen rayón. En los vertederos, muchas de estas sustancias pueden filtrarse al medio ambiente (aguas subterráneas, corrientes y lagos) provocando una grave contaminación y preocupaciones sanitarias. La copa es una alternativa ecológica, puesto que para su fabricación no se utilizan materiales que contribuyan a la tala de árboles y a la deforestación, y en su proceso de producción no se utilizan blanqueantes como el cloro, que generan dioxinas que contaminan el agua, el aire, la tierra y que se almacenan con facilidad en nuestras células adiposas.

Aunque no todas las mujeres pueden comprar un automóvil híbrido que ahorre energía ni instalar energía solar en su casa, sí pueden reducir los residuos contaminantes utilizando una copa menstrual de silicona reutilizable. Cuando se tienen en cuenta la contaminación y el volumen de desechos inherentes al uso de los tampones y compresas higiénicas desechables, sustituir la higiene femenina personal por la copa menstrual tiene un sentido ecológico y da como resultado un efecto positivo sobre los residuos en el ecosistema todos los meses.

Existen dos tipos principales de copas menstruales disponibles en el mercado:

  • El tipo más común es una copa en forma de campana invertida, realizada en goma (látex) o silicona. Es reutilizable y puede durar alrededor de 10 años con el mantenimiento adecuado. Las marcas de este tipo incluyen The Keeper, DivaCup, Mooncup y Femmecup. En Europa, además, se distribuyen la finlandesa Lunette, la marca francesa Fleurcup, disponible en cinco colores, la alemana MeLuna, disponible en tres tallas y siete colores, y las españolas Iriscup y Naturcup.
     
  • Otro tipo de modelo menos común está realizado en polietileno y tiene forma similar a un diafragma. Se trata de un modelo desechable y que actualmente fabrica una sola de marca (Instead). Por ser muy flexible y suave, el modelo desechable se puede utilizar durante las relaciones sexuales (aunque no es un anticonceptivo y no se debe utilizar con esa finalidad).

Historia de las copas menstruales
De acuerdo con la información de El Museo de la Menstruación y Salud de la Mujer, la copa menstrual se produce industrialmente por primera vez en la década de 1930, aunque ya existían copas rudimentarias circulando desde 1867. Se fabricaron de plástico (goma látex), y muchas empresas vendieron millones en esos primeros años. Sin embargo, las ventas se interrumpieron hacia 1963. Muchas empresas cerraron debido a la falta de látex y por no tener el éxito comercial esperado debido a la opinión general de sus usuarias. Éstas les achacaban que eran demasiado grandes, rígidas y pesadas, y la posibilidad de generar alergias y secreciones vaginales debidas al látex. Además, estaba la cuestión cultural que implicaba la manipulación de los genitales (sí, ya te avisamos: el uso de las copas implican mayor «exploración» que los tampones). A lo largo de los años, no obstante, las copas han ido evolucionando en cuanto a su diseño y a los materiales utilizados para su elaboración (caucho, látex, etc.), hasta la tecnología utilizada en la actualidad.

La primera copa menstrual realizada con el material estándar actual, silicona de grado médico (un material 100% natural compatible con el cuerpo humano, que no provoca irritaciones ni alergias y no afecta a la flora vaginal ni deja restos de fibras), aparece en 2002 de la mano de Mooncup en Inglaterra.

Sin embargo, años antes, en la década de los 80, una madre, Francine Chambers y su hija Carine, buscando una alternativa a los poco fiables tampones y compresas higiénicas desechables, fueron quienes reintrodujeron este producto en el mercado mundial cuando por aquella época era virtualmente desconocido. Durante 10 años vendieron una versión de la copa elaborada en goma/látex y fueron ellas quienes, con su tesón, resucitaron el concepto de copa menstrual que contaba ya con 75 años de antigüedad. En 2003, un año después del nacimiento de Mooncup, inauguraron su propia empresa, Diva International, y basándose en su contrastada experiencia y conocimiento sobre copas menstruales, crearon un nuevo y mejorado diseño moderno, fabricado de silicona suave de la máxima calidad.

En la actualidad, existen muchas marcas de copas, lo que permite una mayor elección entre modelos, formatos y colores: Mooncup, Femmecup, DivaCup, Fleurcup, MeLuna, Lunette, etc. Todas ofrecen una magnífica alternativa ecológica, saludable y económica: por cada mujer que utilice una copa menstrual, se están dejando de comprar, utilizar y tirar miles de compresas y tampones desechables. Y es precisamente el surgimiento de tantas marcas, formatos y colores lo que ha posibilitado que las copas se den a conocer cada vez más y se expanda su uso.

Ventajas de las copas menstruales

  • Limpias, prácticas y fáciles de usar: Las copas menstruales no absorben, simplemente recogen el flujo menstrual. Para usarla, la copa se introduce en la vagina y se ajusta sobre la base inferior del canal vaginal, aunque dependiendo de la fisionomía de cada mujer quizá sea necesario introducirla un poco más. A pesar de utilizarse internamente, si se introduce de la manera adecuada y la musculatura del suelo pélvico está en correcto estado, la copa no se ha de notar ni han de haber pérdidas. Con un poco de práctica, quitarse la copa sin mancharse es también sencillo.
     
  • Cómodas y fiables: Las copas ponen fin a los problemas de los interminables grados de absorción, formas y estilos de los productos desechables en los que no siempre podemos confiar. Es perfecta para todas las actividades, dándole a la mujer una libertad real sin las preocupaciones, suposiciones y falta de confianza que presentan los productos desechables para la higiene femenina.
     
  • Ecológicas: Puesto que la copa es naturalmente reutilizable, no deberás preocuparte más por llevar compresas de recambio a todas partes, y estarás contribuyendo a preservar el medio ambiente libre de de celulosa y productos químicos. Según su capacidad, se pueden usar hasta 12 horas antes de vaciarla, lavarla y volver a introducirla para usarla durante otras 12 horas más. Puedes utilizarla con independencia de si tu flujo es ligero, moderado o abundante. La única precaución es vaciarla con más frecuencia si el flujo resulta muy abundante. Es ideal para usarla por las noches, así como para viajar, correr, ir en bicicleta, caminar, bailar, acampar, nadar, bucear, practicar submarinismo, hacer yoga e incluso practicar deportes extremos.
     
  • Económicas: Como muchas mujeres se han acostumbrado a comprar productos de higiene femenina desechables, consideran el gasto como un gasto «necesario». La mayoría de las mujeres gastan entre 60 y 100 euros por año en tampones y compresas higiénicas desechables. La compra de una copa menstrual da como resultado un importante ahorro: sólo necesitas una, su coste se amortiza en 6 meses y puede durar hasta 10 años.
     

Banco de pruebas
En Crianza Natural, cuatro mujeres han probado por ti todas las copas mesntruales reutilizables que existen actualmente en el mercado (bueno, casi todas, es probable que cuando leas esto, hayan surgido otras marcas en alguna parte del mundo). Ahora bien, una cuestión tan íntima y personal nunca es ley universal. A unas mujeres puede irles bien unos modelos concretos, y a otras otros… y hay tantas mujeres como vaginas. La siguiente tabla tiene el objetivo de servirte de guía a la hora de escoger la copa que mejor se adapte a ti.

Marca Material Color Tallas Diámetro Capacidad
TheKeeper Caucho No 2 43 / 46 mm 25 / 34 ml
  Fabricada en EEUU, 1987; similar a la Mooncup inglesa, pero de caucho, lo que puede provocar alergias; tirador muy largo.
Mooncup Silicona No 2 43 / 46 mm 26 / 34 ml
  Fabricada en UK, 2002; se ha de abrir la caja y su bolsita para ver el producto, si bien utiliza opciones ecológicas en sus materiales. Cuenta con una versión mejorada de la original, más suave y flexible, similar a DivaCup. Tirador largo que conviene cortar para que no ocasione molestias.
Divacup Silicona No 2 43 / 46 mm 29 / 35 ml
  Fabricada en Canadá, 2003; gran capacidad, muy suave al tacto y flexible; cumple con los mayores estándares de calidad del mundo.
Lunette Silicona 2 41 / 46 mm 27 / 33 ml
  Fabricada en Finlandia, 2005. Disponible en varios colores y muy fácil de limpiar.
Moon Cup Silicona No 2 43 / 46 mm 25 / 34 ml
  Fabricada en EEUU, 2006, por The Keeper; muy similar a la Mooncup inglesa, Keeper escogió esta marca para su versión de silicona, hecho que puede dar lugar a confusión.
Femmecup Silicona No 1 45 mm 28 ml
  Fabricada en UK, 2007; disponible en una sola talla, no es de las que se limpian más fácilmente; tirador largo de 23 mm.
LadyCup Silicona 2 40 / 46 mm 22 / 35 ml
  Fabricada en República Checa, 2008; disponible en 6 colores, de aspecto “artificial”, y demasiado blanda, por lo que no se adapta del todo bien.
Fleurcup Silicona 2 41 / 46 mm 26 / 37 ml
  Fabricada en Francia, 2009; de gran capacidad y muy fácil limpieza, de tacto suave, pero algo rígida, por lo que puede costar de adaptarse a las paredes vaginales.
MeLuna TPE (elastómero) 3 40 / 45 mm 15 / 21 / 32 ml
  Fabricada en Alemania, 2009; disponible en varios colores y tres tallas, aunque la pequeña es realmente muy pequeña; rabito en forma de bolita; aspecto y tacto muy artificial.
Iriscup Silicona 2 40 / 45 mm 15 / 20 ml
  Marca española (Irisana) pero fabricada en Corea. Disponible en dos colores: rosa y neutro; suave, y blandita, pero recomendada para chicas jóvenes o flujos poco abundantes ya que tiene poca capacidad.
Naturcup Silicona No 3 40 / 43 / 47 mm 16 / 23 / 27 ml
  Fabricada en España 2010; rabito en forma de bolita; es un pelín rígida (tarda en recuperar la forma una vez insertada); garantía 6 meses.

¿Por qué en Crianza Natural preferimos DivaCup?
A pesar de que Crianza Natural introdujo en el mercado español la primera copa de silicona (Mooncup), la posterior aparición de Divacup hizo que Crianza Natural se decantara por esta última. DivaCup era más suave, flexible y ligeramente más ancha, por lo que se adaptaba mejor a las paredes vaginales y sin causar ningún tipo de fugas o pérdidas. Pensamos que es la copa la que debe adaptarse a la vagina de la mujer y no al revés, como muchas mujeres nos confirmaron. Hoy, habiendo probado prácticamente todas las copas menstruales existentes, y teniendo en cuenta que el material actual de Mooncup es prácticamente igual al de Divacup (la primera versión se tornaba de un color amarillento con los usos, haciendo que a los 6 meses pareciera vieja), seguimos prefiriendo DivaCup, porque:

  • DivaCup cumple con los mayores estándares de calidad del mundo: FDA, Health Canada, certificación ISO
    DivaCup no contiene látex y está fabricada de silicona de la más alta calidad, un material que se ha utilizado en aplicaciones médicas durante más de 50 años. No se usa cloro, tintes, colorantes ni aditivos de ningún tipo.

    DivaCup tiene la aprobación de mercado de la FDA de los EE.UU. y es la única copa menstrual que tiene además la aprobación de mercado de Health Canada. Asimismo, DivaCup es la única copa con la certificación de fabricación de la ISO 13485:2003 internacional. Esta rigurosa norma internacional proporciona un marco comprobado y un enfoque sistemático para producir de manera regular un producto que satisfaga las expectativas de calidad requeridas. Esta certificación asegura que DivaCup se fabrica, envasa y vende siguiendo los procedimientos específicos que aseguran la más alta calidad, seguridad y eficacia del producto. La norma ISO 13485 es una norma de calidad para dispositivos médicos regida por la Organización Internacional para la Estandarización, que es reconocida y puesta en práctica en más de 160 países en todo el mundo.
     
  • Experiencia: El equipo de DivaCup tiene más de 38 años de experiencia combinada en alternativas naturales de higiene femenina, teniendo en cuenta que fueron sus creadoras, Francine y Carine, quienes reintrodujeron las copas en el mercado mundial 15 años antes de fundar su propia empresa. Su pasión es desde entonces proporcionar a las mujeres una alternativa responsable para el medio ambiente, práctica y confiable con respecto a los tampones y compresas higiénicas.
     
  • Coherencia: Desde su nacimiento en 2003, DivaCup se fabrica con silicona suave de la más alta calidad, cuya flexibilidad y demás características siguen cubriendo las necesidades de la mujer de hoy, ya que se adapta de forma perfecta a las paredes vaginales; DivaCup no ha sufrido por tanto ninguna modificación, porque sus usuarias, en todos estos años, no lo han estimado pertinente. Que mejor garantía que hacer las cosas bien desde el principio.
     
  • No contiene látex, plástico ni BPA: No contiene geles absorbentes ni desodorantes ni blanqueadores, por lo que no interfiere con el delicado entorno vaginal. Su suave superficie contribuye a que las membranas mucosas de la pared vaginal lleven a cabo sus funciones básicas de limpieza y protección. DivaCup no absorbe tus defensas naturales ni deja fibras en la pared vaginal.
     
  • Sin tintes, colorantes ni aditivos: DivaCup es transparente, pues para tu seguridad está elaborada con silicona médica no alergénica, sin tintes, colorantes ni aditivos. Por ello no causa ningún tipo de irritación y es incluso apropiada para mujeres con alergia a productos de goma. Con las copas de colores se pretende hacer más atractivo un producto que, de por sí, ya cuenta con todo lo necesario: higiene, comodidad, ecología. Pero, por otra parte, todavía no se ha demostrado la inocuidad de esos tintes por vía interna, y pasamos muchas horas al año usando la copa. Quizá son más bonitas, pero, a fin de cuentas ¡no se van a ver!
     
  • Diseño: La forma acampanada de la copa es muy importante para facilitar su colocación y extracción. Si es demasiado ancha, resultará más difícil doblarla para insertarla. DivaCup tiene un diseño estilizado que favorece la rápida colocación. Por otra parte, que el rabito final acabe en forma de bolita, como ocurre en algunas copas, no es una ventaja. Un error común es intentar extraer la copa tirando del rabito o la bolita, lo cual puede resultar muy molesto. La copa se debe sujetar y apretar por su base inferior, ya que de esta forma se rompe el vacío mucho más fácilmente.
     
  • Capacidad: Tiene una capacidad aproximada de 30 ml, aproximadamente la tercera parte del flujo producido en un período menstrual, por lo que se vacía con menos frecuencia que cambias tus compresas o tampones. Puedes llevar la copa sin vaciarla hasta 12 horas, lo cual es una ventaja frente a otras copas del mercado que son más pequeñas (entre 9 y 15 ml de capacidad menos).
     
  • Transparencia: si bien el embalaje no resultaría 100% ecológico, el hecho de que incorpore una ventana de plástico que permita ver el producto sin tener que abrir la caja también dice mucho a favor de DivaCup. Además, viene precintada tanto por arriba como por abajo, para tener la seguridad de que nadie ha manipulado anteriormente el contenido. Si los distribuidores no han tenido la precaución de pasar a los comercios copas perforadas de muestra, a saber cómo enseñan el producto final a las compradoras, si la caja es opaca y de cartón.
     
  • DivaCup es la elección preferida en todo el mundo, abarcando el 99% del mercado estadounidense, el mayor consumidor mundial de copas vaginales.

© Crianza Natural SL. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.

 

¿Quiénes somos?  ·  ¿Qué es la Crianza Natural?  ·  Lo que Crianza Natural no es  ·  Privacidad  ·  Protección de datos  ·  Mapa

Todo el material al que este sitio hace referencia es puramente informativo. Si tienes cualquier consulta, dirígete a tu pediatra, ginecólogo o médico de cabecera que te podrá orientar según tu caso particular.
El nombre Crianza Natural y su logotipo son marcas registradas de Crianza Natural, S.L.
© 2003-2006 Crianza Natural, S.L. - Tels: 93 6452369 y 649 413 479 - Email: info@crianzanatural.com