Crianza Natural   Mi perfil  Mi compra Mi lista de deseos
Temas centralesProductos naturalesCatálogo OnlineEl ForoEl MercadilloEl ChatEnlacesBuscarAyudaSuscríbete

EMBARAZO

PARTO

LACTANCIA MATERNA

SALUD Y NUTRICIÓN

EDUCACIÓN Y CRIANZA

SUEÑO INFANTIL/COLECHO

LLEVAR A TU BEBÉ

PAÑALES DE TELA

ESTIMULACIÓN TEMPRANA
LIBROS RECOMENDADOS

VÍDEOS

RECETAS DE COCINA


¿Qué impide a tu bebé dormir durante toda la noche?



Aunque todos deseamos que nuestro bebé duerma, nuestras emociones a veces nos detienen a la hora de realizar cambios en sus hábitos de dormir. Veamos si algo está impidiendo tu camino.

Conoce tus propios objetivos
La sociedad nos hace creer que los bebés “normales” duermen durante toda la noche desde su segundo mes de vida; las investigaciones indican que esto es más bien una excepción que una regla. El número de familias pasando por tu situación es mucho mayor de lo que te imaginas.

“Durante nuestra última reunión, un papá trajo a colación el hecho de que su hija de dos años todavía no dormía toda la noche. Aprendí que de 24 niños pequeños solamente seis de ellos dormían toda la noche.” — Robin, madre de Alicia de trece meses de edad.

Tienes que descifrar dónde está el problema. ¿Será la rutina de tu bebé, la forma de manejo de esa rutina, o simplemente está en la mente de otros? Si dices que quieres cambiar los hábitos de dormir de tu bebé porque interfieren con el resto de la familia, entonces estás lista para hacer cambios. Pero si alguien te está obligando o forzando para hacer estos cambios, como la tía Berta porque dice que así debe ser, es hora de pensar largo y profundo.

Ciertamente, si tu pequeño te está despertando cada hora o dos, no tienes que pensar mucho la respuesta a la pregunta “¿esta rutina me está molestando?" Obviamente lo está. Pero si tu bebé te despierta una o dos veces durante la noche, es importante que determines exactamente cuánta interrupción está causando este patrón y que establezcas un objetivo realista.

Empieza hoy haciéndote estas preguntas:

  • ¿Estoy contenta con la forma como están las cosas, o me estoy volviendo, resentida, enojada o frustrada?
  • ¿Cómo está afectando negativamente esta rutina de noche a mi matrimonio, mi empleo y mis relaciones con mis otros hijos?
  • ¿Mi bebé está saludable, contento y descansado?
  • ¿Estoy yo saludable, contenta, y descansada?

Una vez contestadas estas preguntas, entenderás mejor no solamente lo que está pasando con el sueño de tu bebé, sino que serás consciente de cuán motivada estás para cambiar.

Renuncia a abandonar el cuidado nocturno
Un relajado examen de tus sentimientos tal vez te sorprenda. Quizás encuentras que realmente te gustan esas horas tranquilas y silenciosas cuando no hay nadie más a tu alrededor. Recuerdo una vez, a media noche, cuando estuve dando de mamar a Coleton a la luz de la luna. La casa estaba pacíficamente callada. Mi esposo, abuela y los tres niños mayores estaban dormidos. Acaricié su pelo, su piel tan suave, me maravillé de este pequeño a mi lado y este pensamiento me sobrevino. “¡Me gusta esto!” Me gustan estos momentos silenciosos que compartimos durante la noche.” Entonces comprendí que es necesario desear hacer un cambio para poder establecer una rutina de dormir.

Tal vez necesites examinar tus propios sentimientos. Si encuentras que estás realmente lista para hacer un cambio, habrás de terminar con esta fase del desarrollo de la vida de tu bebé y pasar a otra fase en esta relación.

Preocupación por la seguridad de tu bebé
¡Nosotros los padres nos preocupamos por nuestros bebés! Cada despertar de nuestro bebé nos asegura que está bien — durante toda la noche. Nos acostumbramos a estos chequeos; nos garantizan continuamente que nuestro bebé está bien.

“La primera vez que mi bebé durmió cinco horas seguidas, me desperté con un sudor frío. Casi me caigo de la cama y salí corriendo por el pasillo. Estaba tan segura que algo terrible había sucedido, que casi lloro cuando encontré que mi bebé dormía plácidamente.” — Azza, madre de Laila de siete meses.

Los padres que duermen junto con su bebé no están exentos de estos temores. Aún cuando duermas al lado de tu bebé, lo examinas frecuentemente durante la noche. Él lleva durmiendo largo tiempo, pero tú no, porque todavía estás de vigilante de seguridad. Estas son preocupaciones normales, que tienen sus raíces en los instintos naturales de proteger a tu bebé. Una vez que puedas asegurarte de que tu bebé está bien mientras duermes, habrás tomado el primer paso para ayudarlo a dormir toda la noche.

Creencia de que las cosas cambiarán por sí solas
Puedes tener la esperanza de que, una noche, tu bebé de forma mágica dormirá durante toda la noche. Quizás tienes los dedos cruzados pensando, “va a pasar esta etapa y no tendré que hacer nada diferente”. En verdad, es muy raro el niño que, acostumbrado a despertarse por la noche, de repente decide dormir durante toda la noche por sí solo.

¡Posiblemente esto te pase a ti, pero tu bebé quizá tendrá dos, tres o cuatro años cuando suceda! Decide ahora si tienes la paciencia para esperar tanto tiempo, o si estás preparada para iniciar el proceso ya.

Muy fatigada para iniciar el cambio
Un cambio requiere esfuerzo, y un esfuerzo requiere energía. Cuando estás exhausta, es posible que encuentres más fácil mantener las cosas como están en vez de probar algo diferente. En otras palabras, cuando el bebé se despierta por quinta vez esa noche y estás desesperada por dormir, es más fácil recurrir a la forma habitual de volverlo a dormir (mecer, amamantar, dar el chupete) antes de probar algo diferente.

Solamente el padre privado de sueño entiende lo que estoy diciendo aquí. Otros darán este consejo en forma calmada “Si las cosas no van como deben, simplemente cambia lo que estás haciendo.” En realidad, cada despertar perturba un poco más tu estado mental y lo único que deseas es dormir — ideas nuevas parecen requerir demasiado esfuerzo.

Para ayudar a que tu bebé duerma bien, tendrás que obligarte a hacer algunos cambios y seguir tu plan, aún a media noche, y aunque sea la décima vez que el bebé te ha llamado. Después de leer este artículo y estar convencida de que tu bebé está listo, es tiempo de hacer un compromiso hacia el cambio. Este es el primer paso, y a la vez muy importante, para ayudar a tu bebé a dormir durante toda la noche.

Este artículo es un extracto del libro The No-Cry Sleep Solution: Gentle Ways to Help Your Baby Sleep Through the Night, (McGraw-Hill, 2002) de Elizabeth Pantley, Seattle (Estados Unidos), y aquí se reproduce bajo consentimiento expreso de la autora.

© De la traducción: Crianza Natural. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.


Artículos relacionados:

 

¿Quiénes somos?  ·  ¿Qué es la Crianza Natural?  ·  Lo que Crianza Natural no es  ·  Privacidad  ·  Protección de datos  ·  Mapa

Todo el material al que este sitio hace referencia es puramente informativo. Si tienes cualquier consulta, dirígete a tu pediatra, ginecólogo o médico de cabecera que te podrá orientar según tu caso particular.
El nombre Crianza Natural y su logotipo son marcas registradas de Crianza Natural, S.L.
© 2003-2006 Crianza Natural, S.L. - Tels: 93 6452369 y 649 413 479 - Email: info@crianzanatural.com