Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369/649 413 479
Formulario de contacto

Tres cuidados básicos para una piel bonita y saludable

Publicado el miércoles, 27 de febrero de 2019. Revisado el miércoles, 27 de febrero de 2019.
Autor: Varios autores

ARTÍCULO PATROCINADO

Los cuidados de la piel resultan determinantes, sobre todo porque la versatilidad de este órgano lo mantiene bajo los constantes efectos de agentes externos como: el calor, el frio y las bacterias. Artículos como los geles de baño naturales para pieles delicadas, pueden ser grandes aliados en mantenerla hidratada y fresca.

Los productos naturales para el cuidado de la piel siempre contarán con el agrado y preferencia del mercado estético. Esto es motivado a sus grandes beneficios y lo bajo de sus costos. El éxito de su aplicación, sin embargo, radicará en su uso frecuente a través de rutinas diarias.

En este caso lo primordial para obtener los resultados esperados, consiste en conocer el tipo de piel y, sobre esta base, determinar cuál o qué producto resulta óptimo para alcanzar una piel tersa que luzca mucho más bonita y reluciente.

Existen hoy en día innumerables preparados naturales que pueden ayudar a recobrar la lozanía de las pieles delicadas. Los geles a base de avena resultan muy beneficiosos, ya que cuentan con propiedades calmantes y suavizantes, además lo sencillo de su preparación es otro aspecto a su favor.

Independientemente del tipo de piel que te caracterice, la rutina siempre será la misma. Si tu objetivo es lucir una piel fresca y radiante entonces debes prestar atención a los siguientes pasos que deben formar parte de tu rutina de cuidado frecuente.

Tres cuidados básicos para una piel bonita y saludable

Independientemente de las características de tu piel, ya sea grasa, seca o mixta, la rutina de belleza debe seguir los mismos pasos. Lo diferente radicará en los productos o geles adecuados a tu tipo de piel. En este sentido una rutina exitosa siempre comenzará por:

La limpieza: esta es una de las etapas cruciales del cuidado de la dermis, ya que incide directamente en el aseo de los poros. Una limpieza frecuente y adecuada a tu tipo de piel, permitirá que los tratamientos posteriores como peeling o limpiezas profundas de cutis en el centro estético, tengan mejores resultados.

En esta etapa es recomendable prestar atención a los horarios ideales para efectuar la limpieza. Los mejores beneficios se conseguirán practicando la rutina al levantarse y antes de irse a dormir. Es indispensable tener la precaución de jamás irse a dormir sin efectuar la limpieza respectiva de la piel.

Hidratación y protección: en esta etapa el cuidado es la clave, enfocándonos igualmente en los productos adaptados a nuestro tipo de piel. Durante la misma hay que puntualizar en cremas y geles hidratantes a base de avena, miel y otros productos naturales, que contribuyan a la lozanía y frescura de la piel.

La aplicación de protectores solares igualmente favorecerá en la reducción del efecto de los temibles radicales libres, así como los perniciosos efectos de la exposición constante al sol.

Énfasis en el contorno de ojos: esto resulta fundamental, porque está área tan delicada de la piel, por lo general, siempre es relegada. Quienes dejan de lado esta zona cometen un error muy grave, considerando que esta parte de la dermis, al contar con una textura tan fina, está mucho más expuesta a los efectos del envejecimiento.

Cada cuidado aquí mostrado es importante, aplícalo a diario usando tus geles de baño naturales y notarás de inmediato los cambios.


Sobre Varios autores
Artículos elaborados por varios autores.

Documentos de Varios autores publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2019. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.