Crianza Natural   Mi perfil  Mi compra Mi lista de deseos
Temas centralesProductos naturalesCatálogo OnlineEl ForoEl MercadilloEl ChatEnlacesBuscarAyudaSuscríbete

EMBARAZO

PARTO

LACTANCIA MATERNA

SALUD Y NUTRICIÓN

EDUCACIÓN Y CRIANZA

SUEÑO INFANTIL/COLECHO

LLEVAR A TU BEBÉ

PAÑALES DE TELA

ESTIMULACIÓN TEMPRANA
LIBROS RECOMENDADOS

VÍDEOS

RECETAS DE COCINA


Guía básica de los pañales de tela reutilizables



¿Por dónde empezamos?

Si estás embarazada o tienes un hijo pequeño y has empezado a leer la información acerca de los pañales reutilizables, es posible que estés hecha un lío ante tanto modelo y variedad. En este artículo esperamos explicarte de una manera clara y sencilla este nuevo y fascinante mundo, por lo que puede servirte de gran ayuda como punto de partida. Y, aunque te parezca extraño, muchas personas que como tú desconocían la existencia de los pañales de tela, una vez que se animan a descubrirlos ¡quieren probarlos todos!

Recién nacidos

Si algo es evidente es que no todos los bebés son iguales, ni un mismo bebé es igual a los dos que a los quince meses. Hay bebés que nacen pequeños comparados con los demás, pero que, al poco tiempo, ya son gorditos y presentan unos muslos bien rellenitos; otros evolucionan justamente al revés, por lo que establecer reglas universales para todos los casos resulta imposible. No obstante, hay algo que todos tienen en común cuando son muy pequeños: orinan muy a menudo y poca cantidad, y a medida que crecen la frecuencia baja pero aumenta la cantidad. Esto implica que el número de veces en que es necesario cambiar el pañal a un bebé pequeño es mayor en comparación con un bebé de más edad. Además, hasta aproximadamente los dos meses, un bebé suele hacer deposiciones tras cada toma de pecho o biberón, mientras que más adelante puede llegar a pasarse hasta más de una semana sin hacerlas. Puesto que los recién nacidos requieren cambios frecuentes, no es necesario que los pañales absorban mucho líquido, sino que lo más interesante es que sean fáciles de limpiar, sequen rápidamente y resulten económicos, ya que se necesitarán muchos. La ventaja es que los bebés a estas cortas edades no se mueven mucho y cambiarles el pañal parece un juego de muñecas.

Una vez que el bebé deja de hacer deposiciones en cada toma, el cambio de pañal no es tan imprescindible. Es importante cambiarle a menudo porque las bacterias campan a sus anchas, pero ya no con tanta frecuencia como antes. Por ejemplo, por la noche, si no mancha el pañal, no hace falta que nos desvelemos para cambiárselo. Un pañal algo más absorbente del que usemos durante el día ya bastará para retener toda la orina.

Veamos entonces de qué opciones disponemos para un bebé recién nacido.

Desde el momento de nacer se pueden usar pañales lavables, pero hay dos pequeños problemas: en el hospital no los van a aceptar y las primeras deposiciones, el meconio, son como alquitrán y cuestan mucho de limpiar. Por eso, durante la primera semana se recomienda utilizar pañales desechables y untar el culito del bebé con aceite para que no se enganche el meconio en su delicada piel.

Una vez que ha expulsado todo el meconio, las deposiciones se parecen a la mostaza y resultan mucho más fáciles de limpiar. De todos modos, se recomienda el uso de un forro desechable partido por la mitad, o de un forro lavable para facilitar su limpieza. Como se va a cambiar muy a menudo y el bebé apenas se mueve, el tipo de pañal de dos piezas es ideal: un pañal absorbente y una braguita cobertora impermeable. También podemos usar pañales todo en uno, en especial si tenemos que dejar al bebé temporalmente en manos de una abuela, tía o canguro que no esté acostumbrada a cambiar las dos piezas del pañal, o si queremos salir y queremos algo fácil y rápido.

Los tipos de pañales

En el párrafo anterior acabamos de mencionar varios términos relacionados con los pañales reutilizables. Tranquila, ahora los explicaremos con más detalle. Para empezar es importante que tengas presente la siguiente "fórmula" que describe las partes de que consta un pañal:

Pañal = Absorbente + Cobertor (+ Forro)

Las diferentes formas en que se combinan estos elementos y la manera en que cada parte está elaborada es la que da lugar a la variedad de pañales de tela que hoy puedes encontrar disponible. ¿Y por qué tanta complicación? Pues porque hay muchas consideraciones a la hora de elegir entre un modelo u otro. Si para ti lo importante es el coste mínimo, seguro que optas por una solución diferente a quien prioriza la comodidad por encima de otros aspectos. De alguna forma, y a diferencia de los desechables, en el mundo de los pañales reutilizables tú tienes la capacidad de decidir qué es lo que más te conviene en cada caso.

Las posibles combinaciones de la fórmula anterior son las que dan lugar a las tres variedades de pañales principales:

  • Todo en uno: Como su nombre indica, estos pañales combinan el absorbente, el cobertor y opcionalmente el forro en una sola pieza, resultando tan práctico de utilizar como un desechable.
  • Todo en uno rellenable: El pañal combina el cobertor impermeable y el forro. Precisa, por tanto, de absorbentes donde retener el pipí. El asociarlo a la categoría de pañal "todo en uno" viene del hecho de que, una vez rellenados con absorbentes, resultan tan prácticos como los primeros.
  • Dos piezas: En este caso, el absorbente y el cobertor son piezas separadas, por lo que siempre será necesario poner dos elementos al bebé en cada cambio de pañal. El forro es un elemento opcional más, muy útil en el caso de deposiciones, y que, en ocasiones va cosido al propio absorbente. Aquí conviene hacer una puntualización importante para evitar confusiones en los términos: en el caso de los sistemas de dos piezas lo que muchas veces se conoce como pañal es en realidad el absorbente. Esto es así en especial cuando el absorbente tiene forma ajustada y dispone de cierres ya que, en apariencia, se asemeja a un pañal completo. Aun así, debemos insistir en que siempre es necesario un cobertor que proporcione la impermeabilidad que se espera de todo pañal.

Pañales de dos piezas

Existe una gran variedad de absorbentes para el sistema de pañales de dos piezas. Unos son extremadamente sencillos, como las simples gasas o toallitas, mientras que otros tienen la forma adaptada al culito del bebé (pañal con forma), y otros incluso disponen de cierres incorporados, varias tallas y absorción extra (pañales ajustados). Todos estos pañales necesitan de un cobertor que no es necesario lavar en cada cambio de pañal, aunque, evidentemente, sí la parte absorbente. Cuanto más elaborado es el pañal, más caro suele ser, pero también resulta mucho más absorbente y cómodo de utilizar. Veamos en detalle las diferentes alternativas.

Pañales sencillos:

  • Gasas: Son la opción más sencilla y también económica. Se basa en el uso de gasas que, plegadas convenientemente, sirven como pañal. La manera de plegarlos permite variar la zona donde se requiere más o menos absorción. Se pueden fijar con una pinza o con el mismo cobertor. Secan muy rápidamente.
  • Pañales plegados de algodón: Los pañales plegados de algodón natural son muy absorbentes y resultan una opción muy económica incluso como pañales de noche.

Pañales con forma:

  • Panda: Pañal extra suave de bambú o de algodón orgánico unitalla para bebés de 3 a 15kg.
  • Pañal anudado: Un pañal anudado de talla única, que se coloca muy fácilmente gracias a unas cintas que se anudan en la parte delantera para ajustarlo al bebé, y que resulta muy absorbente gracias a su tejido de cáñamo y algodón.

Pañales ajustados:

  • OneSize: Utiliza broches de presión para su ajuste alrededor de la cintura, y su talla única resulta adecuada desde bebés recién nacidos hasta niños de 15 Kg. Tiene una gran capacidad de absorción y resulta muy fácil de usar, puesto que el sistema de cierre viene integrado y crece con el bebé. Incorpora un absorbente adicional que se acopla al pañal mediante unos cierres de presión. Para recién nacidos, la parte delantera del pañal se dobla hacia adelante y los cierres de presión de los laterales pueden superponerse, de manera que el pañal se ajuste a un culito pequeñito. Cuando el bebé crece, permite incorporar el absorbente adicional para así retener una mayor cantidad de orina (en periodos largos como la noche) y ajustarlo mediante los cierres delanteros. Está disponible la opción de algodón orgánico, la de algodón con refuerzo interior de poliéster, y el modelo súper, que incluye una capa de material siempre seco para que el culito se mantenga libre de humedad.
  • TwoSize: Es un pañal de fina toalla disponible en dos tallas para un mejor ajuste a las medidas del bebé. Se cierra por los lados con botones de presión y es muy absorbente. Está disponible en algodón orgánico y en algodón normal con refuerzo interior de poliéster.

Cobertores:

  • PopoWrap: Es un cobertor de material técnico transpirable pero impermeable. Está disponible en varias tallas y en blanco o dos estampados distintos (delfines o bichos). Su cierre de tipo Velcro y su especial diseño para los muslos de piernas hace que, utilizado junto con un pañal absorbente como los descritos anteriormente, las fugas de pipí sean casi imposibles.
  • Vento: Es un cobertor del mismo material, también disponible en varias tallas y blanco o estampado. En este caso, dispone de un doble sistema de cierre con broches de presión en la cintura y alrededor del muslo, que resulta ideal para niños con piernas muy regordetas o muy delgadas, ya que el ajuste es independiente.
  • BravoWrap: Es un cobertor con el mismo diseño que el PopoWrap, pero elaborado con un material más sencillo que lo hace más económico. Disponible en varias tallas y en blanco o estampado.
  • VentoBravo: Es un cobertor con el mismo diseño que el Vento, elaborado con un material más sencillo y económico. Disponible en varias tallas y en blanco o estampado.

Pañales todo en uno y rellenables

Cuando el bebé empieza a moverse mucho y la tarea de cambiarle el pañal se complica, o bien cuando se deja al bebé con una abuela o canguro que no está tan acostumbrada a un sistema de dos piezas, es recomendable usar un pañal reutilizable que sea más sencillo de poner. Para ello, dispones del pañal todo en uno, que, como hemos indicado, recibe este nombre porque el cobertor y el absorbente están integrados. Simplemente es como un pañal desechable que, en lugar de tirar a la basura, metemos a la lavadora y podemos reutilizarlo muchas veces. El pañal todo en uno es muy fácil de utilizar, tiene integrado el cobertor impermeable, el absorbente interior y un forro, que va a estar en contacto con la piel del bebé. Si bien el pañal todo en uno se coloca rápidamente, su tiempo de secado es alto ya que el propio cobertor que integra hace de barrera.

Como hemos visto, existe una variedad de pañal todo en uno denominada rellenable, que consiste en una parte impermeable unida a un forro de tal manera que se forma un bolsillo donde se puede introducir el material absorbente. La ventaja frente a los pañales todo en uno es que se pueden rellenar con el tipo y la cantidad de absorbente adecuada para cada caso concreto (por ejemplo, más durante la noche y menos durante el día). Asimismo, como el absorbente se saca del pañal rellenable para lavarlo, el tiempo de secado es menor que el del pañal todo en uno completo. Por otro lado, tienen que rellenarse cada vez, tarea que no es necesaria con los otros, y también resultan un poco más costosos.

Pañales todo en uno:

  • Todo en uno: Los pañales todo en uno incluyen una capa cobertora y el material absorbente en el mismo pañal, por lo que no es necesario ningún accesorio más. Sin embargo, precisan más tiempo de secado que otros tipos de pañal.
  • Rellenables: Los pañales de tela todo en uno rellenables son muy fáciles de colocar y tampoco precisan el uso de cobertores adicionales. Incorporan una bolsa interior para insertar el absorbente. Además, su secado es muy rápido, ya que el material absorbente es independiente del pañal en sí. Al ser de una sola talla, sirven desde que nace el bebé hasta que deja los pañales. Es ideal durante el día, aunque si se desea usar por la noche, basta con introducir más absorbente para que empape lo necesario.

Los absorbentes

Los pañales rellenables necesitan un absorbente interior que empape el pipí del bebé. Como no podía ser menos, dispones de una gran variedad de telas distintas que se pueden usar: desde las más sencillas y económicas, como unas gasas o incluso unas toallas viejas recortadas, hasta las insuperables telas de cáñamo y algodón o la microfibra. Las características principales de todo absorbente son:

  • Capacidad de absorción por volumen: las gasas necesitan un volumen mucho mayor que el cáñamo y algodón para empapar la misma cantidad de líquido
  • Rapidez de absorción: el algodón o la microfibra absorben mucho más rápidamente que los tejidos que combinan cáñamo y algodón. Por tanto, para el caso de bebés que orinan mucho en muy poco tiempo, es conveniente poner una pequeña toallita de algodón (o en el caso de los absorbentes dobles, que el componente pequeño sea de microfibra) si llevan un absorbente de cáñamo y algodón, para así mejorar la velocidad de absorción.
  • Rapidez de secado: Cuanto más concentrada esté la humedad absorbida, más lento será el secado. Las gasas, donde hay poca humedad en mucho volumen, se secarán más rápidamente que una toalla, y mucho más que el cáñamo y algodón.
  • Precio: las gasas son más económicas que el cáñamo y algodón, pero se necesitan muchas más, lo que supone asimismo más pañales y más cambios de pañal.
  • Ecología: el cáñamo es una mala hierba que crece espontáneamente, con lo que no se utiliza ningún tipo de química. En cambio, el algodón se acostumbra a tratar bastante, aunque existe la versión orgánica. Por su parte, la microfibra es un tejido técnico, así que hay gustos para todas las necesidades.

Absorbentes por orden de capacidad de absorción:

  • Gasas: Son la opción más sencilla y también económica. Se pueden usar como pañales plegados o como absorbentes. Abultan mucho pero empapan y secan muy rápidamente. Son económicas y existen en versión de algodón o estampadas.
  • Toalla fina o franela: Tienen forma de compresa y se pueden usar también como refuerzo. Abultan un poco, y empapan y secan con bastante rapidez. Resultan económicas y están disponibles en algodón normal y orgánico.
  • Microinsertables: Son absorbentes de microfibra disponibles en dos tamaños simples o en el formato doble, con forma de reloj de arena, donde un absorbente está unido a otro mayor con broches de presión. Abultan poco, empapan rápido y se secan bien. El precio no es excesivo y el material es técnico. Son muy buena opción para los pañales rellenables o para reforzar la absorción de otros pañales. Se limpian muy bien y son muy suaves.
  • Cáñamo y algodón: Los absorbentes están disponibles en tres tamaños simples o en el formato doble. Abultan muy poco, empapan mucho y tardan un poco en secarse. El precio es adecuado para su gran capacidad de absorción. El material es completamente natural. No pueden lavarse a altas temperaturas porque encogen mucho. Pueden acartonarse con el secado, con lo que se recomienda su uso sobre todo en pañales rellenables, tanto de día porque abultan muy poco, como de noche, por su gran capacidad de absorción.

Accesorios

Además de los pañales, aquí te indicamos algunos accesorios que pueden resultarte necesarios con tus pañales de tela:

  • Forros: Son capas finas de tejido, lavables o desechables, que se sitúan entre el pañal y la piel del bebé. Los forros lavables están elaborados en un tejido especial que facilita la limpieza de las deposiciones y evita que la piel del bebé esté húmeda, puesto que permiten el paso del líquido sólo en un sentido: hacia el absorbente interior. Los forros desechables no tienen esta característica "siempre seco", pero si hay deposiciones simplemente se tira todo a la basura. Están elaborados con materiales naturales biodegradables y, si no hay deposiciones, aguantan uno o dos lavados. Existen forros especiales confeccionados con seda que resultan muy apropiados para pieles delicadas. Son lavables con un jabón especial.
  • Cubo de pañales: Una vez que el pañal está sucio, se tiene que lavar. Si es todo en uno, se lava todo. Si es todo en uno rellenable, se separan los absorbentes interiores del pañal. Si es de dos piezas, se lava la parte absorbente y la parte impermeable o bien se reutiliza inmediatamente o se combina con otra para permitirle que se airee. En cualquier caso, los pañales sucios se almacenan en un cubo con tapa hasta meterlos en la lavadora. Se pueden almacenar en seco o en agua, como se desee.
  • Toallitas: Permiten una agradable limpieza del culito del bebé. Las hay desechables, completamente naturales, o lavables, de franela o microfibra muy suave.
  • Bolsa de transporte: Cuando salimos necesitamos una bolsa impermeable para guardar los pañales sucios que no permita que salga el olor. También la podemos usar, por ejemplo, para los bañadores mojados.

----------------

© Crianza Natural SL. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.

 

¿Quiénes somos?  ·  ¿Qué es la Crianza Natural?  ·  Lo que Crianza Natural no es  ·  Privacidad  ·  Protección de datos  ·  Mapa

Todo el material al que este sitio hace referencia es puramente informativo. Si tienes cualquier consulta, dirígete a tu pediatra, ginecólogo o médico de cabecera que te podrá orientar según tu caso particular.
El nombre Crianza Natural y su logotipo son marcas registradas de Crianza Natural, S.L.
© 2003-2006 Crianza Natural, S.L. - Tels: 93 6452369 y 649 413 479 - Email: info@crianzanatural.com