Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Pequeños grandes luchadores

Edurne Estévez Bernal

Publicado el martes, 17 de noviembre de 2015 en Parto


Desde hace ya algunos años, cada 17 de noviembre se viene celebrando el Día Mundial del Prematuro. Aproximadamente 15 millones de bebés nacen demasiado pronto cada año, con indudables repercusiones tanto para el propio bebé como para la familia. Muchos bebés prematuros pueden sufrir secuelas de tipo físico y madurativo por nacer antes de tiempo y en las familias puede recaer, entre otras cosas, el peso de la culpa (¿qué habré hecho para que me ocurra esto?), la impotencia y la resignación ante una situación que ni tan siquiera se había planteado durante el embarazo.

Las familias con un bebé prematuro frecuentemente pasan largas temporadas yendo y viniendo del hospital, acompañando a su hijo o hijos (ya que en muchas ocasiones, los prematuros son fruto de un parto múltiple). Para la gran mayoría de madres y padres, el sentir que realmente tienen un papel que ejercer en la recuperación de su pequeño, supone una gran diferencia. El ser correcta y completamente informados, tomados en cuenta, sostenidos y apoyados por el personal sanitario y los demás trabajadores del centro, son gestos que nunca se olvidan.

En este emotivo vídeo, una enfermera de la UCI pediátrica es homenajeada por multitud de niños que fueron prematuros y sus familias. Como ella dice, "todos mis bebés". Es casi imposible verlo sin derramar una lágrima de emoción y también de gratitud hacia las personas que, como ella, se ocupan de que la estancia de nuestros pequeños en el hospital sea más llevadera. Porque los momentos malos, son así menos malos.

Al hilo de la atención humanizada, hemos podido disfrutar recientemente de la entrada del blog de Ibone Olza, en la que, además, se incluye el enlace a la charla TED del médico intensivista Gabriel Heras en la que se habla precisamente del "cuidado de lo invisible".

Sin embargo, cuando hablamos de prematuros, de cuidados en torno al nacimiento, no podemos olvidar que la mejor atención que se puede ofrecer, es precisamente la que proviene del cuerpo materno: el cuidado madre canguro y uno de sus pilares, la lactancia materna. Sobre estos temas nos habla Nils Bergman en el interesantísimo documental "Restaurando el Paradigma Original".

Hoy en Crianza Natural queremos también recordar especialmente a Héjole, toda una historia de superación y valor que siempre llevamos en el corazón cuando pensamos en bebés prematuros. ¡Son grandes estos pequeños!

Para saber más:

Nuestro más sincero agradecimiento a Alejandra Marina Mercado por cedernos la foto que ilustra esta entrada del blog.


Compártelo: