Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

La importancia del contacto piel con piel

Publicado el jueves, 29 de agosto de 2019. Revisado el jueves, 29 de agosto de 2019.
Autor: BreastFeeding Inc.
Tiempo medio de lectura: 7 minutos y 11 segundos

Actualmente disponemos de multitud de estudios que avalan que madres y bebés deben estar juntos, piel con piel (bebé desnudo, no envuelto en una manta), inmediatamente después del nacimiento y también más tarde. El bebé está más feliz, su temperatura permanece normal y más estable, su corazón y frecuencia respiratoria permanecen normales y estables, y el nivel de azúcar en la sangre del bebé es más elevado. Por si fuera poco, el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento permite que el bebé sea colonizado por las mismas bacterias de su madre. Esto, sumado a la lactancia, se considera una importante prevención de enfermedades alérgicas. Cuando se introduce un bebé en una incubadora, su piel y su intestino frecuentemente son colonizados por bacterias diferentes a las de su madre.

Ahora sabemos que esto no solo es cierto en bebés nacidos a término y en buenas condiciones de salud, sino también en bebés prematuros. El contacto piel con piel y el método canguro pueden contribuir enormemente a la atención del bebé prematuro. Incluso los bebés que necesitan oxígeno pueden beneficiarse del piel con piel, que les ayuda a reducir la necesidad de oxígeno adicional y a permanecer más estables que de otras maneras (consulta www.kangaroomothercare.com)

.

Para apreciar la importancia de que madre y bebé mantengan el contacto piel con piel durante el mayor tiempo posible en estas primeras semanas de vida (no solo al alimentarlo) podemos reflexionar sobre el hecho de que un bebé humano, como cualquier mamífero, tiene un hábitat natural: el contacto cercano con su madre (o padre). Cuando un bebé o cualquier otro mamífero es apartado de ese hábitat natural, muestra todos los signos fisiológicos de estar bajo un estrés significativo. Un bebé que no está en contacto cercano con su madre (o padre) por cuestiones de distancia (bajo una lámpara de calor o en la incubadora) o porque está envuelto en una manta, puede estar demasiado adormecido, letárgico, completamente disociado o llorando y protestando desesperadamente. Cuando un bebé está envuelto no puede interactuar con su madre de la manera en que lo dispuso la naturaleza. A través del contacto piel con piel, madre y bebé intercambian información sensorial que estimula e impulsa la “conducta bebé”: buscar el pezón, mantener la calma, respirar de forma más natural, sentirse a salvo y mantener la temperatura corporal y el nivel de azúcar en sangre.

Desde el punto de vista de la lactancia, los bebés que permanecen piel con piel con su madre inmediatamente después del nacimiento y durante al menos una hora tienen mayores probabilidades de agarrarse al pezón espontáneamente, así como de lograr un buen agarre, especialmente si la madre no ha recibido fármacos durante el parto y nacimiento. Un bebé con un buen agarre extrae la leche con mayor facilidad que un bebé que se agarra con menos fuerza. Puedes ver vídeos de bebés pequeños con menos de 48 horas de vida mamando en la web nbci.ca. Cuando un bebé tiene un buen agarre, es menos probable que la madre sienta dolor. Cuando una madre tiene abundante leche, el bebé puede mamar mal y aún así extraer mucha leche. No obstante, en este, caso las tomas pueden resultar largas y/o frecuentes, y es más probable que la madre desarrolle problemas como obstrucciones o mastitis. Sin embargo, durante los primeros días la madre tiene suficiente leche, pero debido a que no es abundante, tal y como la naturaleza lo diseñó, el bebé necesita un buen agarre para obtener esa leche. Sí, la leche está ahí, incluso si alguien se ha armado con un gran extractor para demostrarte que no hay. El hecho de que salga o no con un extractor no demuestra nada, es irrelevante. Muchas madres con abundante leche tienen dificultades para extraerse siquiera una pequeña cantidad. También hay que tener en cuenta que no se puede saber si hay suficiente leche o no apretando el pecho. Un buen agarre es importante para que el bebé pueda obtener la leche disponible. Si el bebé no se agarra bien, la madre puede sentir dolor y, si el bebé no extrae bien, querrá estar al pecho durante mucho tiempo, empeorando así el dolor.

En resumen, el contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento, de al menos una hora de duración (y que debe continuar durante tantas horas como sea posible, día y noche, durante las primeras semanas), conlleva los siguientes efectos positivos:

  • Es más probable que el bebé se agarre
  • Es más probable que el bebé se agarre bien
  • El bebé mantiene su temperatura corporal normal mejor incluso que en una incubadora
  • El bebé mantiene su ritmo cardíaco, frecuencia respiratoria y presión arterial normales
  • El bebé mantiene un mayor nivel de azúcar en la sangre
  • Es menos probable que el bebé llore
  • Es más probable lograr una lactancia exclusiva y por más tiempo
  • El bebé avisará a su madre cuando quiera mamar

No hay ninguna razón por la que la gran mayoría de los bebés no puedan tener contacto piel con piel con su madre inmediatamente después del nacimiento durante al menos una hora. Las rutinas del hospital, como pesar al bebé, no deberían tener prioridad.

El bebé debe secarse y ponerse sobre su madre. Nadie debería presionar al bebé para que haga nada, ni intentar ayudar al bebé a agarrarse durante este periodo de tiempo. Se puede colocar al bebé en vertical sobre el abdomen y pecho de su madre, y dejar que él mismo alcance el pezón, mientras su madre lo apoya si lo ve necesario. La madre, por supuesto, puede intentar ayudar al bebé, no hay que impedirlo. Es el primer pasito del bebé en el mundo exterior, y tanto el bebé como su madre deberían poder estar en paz, disfrutando el uno de la compañía del otro. Sin embargo, no se les debe dejar a solas, sobre todo si la madre ha recibido fármacos, y es importante que no solo esté la pareja de la madre, sino que también esté una enfermera, matrona, doula o médico. A veces, algunos bebés necesitan atención médica y conviene que alguien formado esté cerca “por si acaso”. Las gotas para los ojos o la inyección de vitamina K pueden esperar un par de horas. Por cierto, el contacto inmediato piel con piel también se puede hacer después de la cesárea, incluso mientras se sutura a la madre, a menos que haya razones médicas que lo desaconsejen.

Los estudios han demostrado que los bebés prematuros, incluso con 1200 g de peso, son más estables metabólicamente (incluido el nivel de azúcar en la sangre) y respiran mejor si están piel con piel inmediatamente después del nacimiento. El contacto piel con piel es bastante compatible con otras medidas de protección de la salud del bebé. Por supuesto, si el bebé está enfermo, no debe comprometerse su salud, pero cualquier bebé prematuro que no padezca síndrome de dificultad respiratoria puede permanecer en contacto piel con piel con su madre inmediatamente después del nacimiento. De hecho, tanto en el bebé prematuro como en el bebé a término, el contacto piel con piel puede normalizar una respiración rápida y agitada.

Incluso si el bebé no se agarra durante las primeras dos horas, el contacto piel con piel es importante para el bebé y la madre por todas las demás razones mencionadas.

Si el bebé no agarra el pezón inmediatamente, no hay que ponerse nervioso. Casi nunca hay prisa, especialmente en bebés saludables a término. Uno de los enfoques de alimentación del recién nacido que más daño ha hecho ha sido la extraña idea de que los bebés deben mamar cada tres horas. Los bebés deben mamar cuando muestran señales, y un bebé que permanezca junto a su madre evidenciará tales señales. Realmente, no hay ninguna prueba que demuestre que los bebés deban alimentarse cada tres horas o según un cronograma, pero según ese enfoque, muchos bebés son llevados al pecho simplemente porque han pasado ya las tres horas. Un bebé que aún no quiere mamar puede oponerse enérgicamente y, por tanto, ser empujado aún más, lo que resulta, en muchos casos, en que el bebé rechaza la teta por querer asegurarnos de que la toma. Y esto va a peor si el bebé sigue oponiéndose a que lo empujen hacia el pecho, enfadándose más y más, lo que conlleva el "siguiente paso obvio": dar un suplemento. Y es obvio hacia dónde nos dirigimos entonces.


Sobre BreastFeeding Inc.
BreastFeeding Inc. es una asociación canadiense, liderada por la IBCLC Edith Kernerman, creada con el propósito de dotar a los padres con los máximos recursos e información sobre lactancia materna.

Documentos de BreastFeeding Inc. publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2020. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.