Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Porteo: 23 beneficios respaldados por la ciencia

Publicado el viernes, 13 de diciembre de 2019. Revisado el miércoles, 27 de mayo de 2020.
Autor: Neve Spicer
Tiempo medio de lectura: 28 minutos y 34 segundos

Durante toda la historia de la humanidad, el uso de portabebés ha gozado de gran arraigo en tanto que práctica de cuidado infantil en todos los continentes y culturas.

Después, sobrevino un cambio de pensamiento. Concretamente en occidente, se empezó a extender la idea de que los bebés debían aprender a calmarse por sí mismos; las madres aupaban a sus bebés mucho menos cada día y los carritos se convirtieron en la forma conveniente y preferible para llevar a nuestros pequeños. Así las cosas, llevar encima a nuestros bebés parecía algo destinado a convertirse en una anécdota de la historia de la maternidad.

Sin embargo, en las últimas décadas, la tendencia se ha revertido y, lejos de ser una moda de "mamá neo-hippy", el uso del portabebé se está empezando a considerar una práctica saludable y digna de atención social. Una razón que puede explicar este cambio es que la ciencia, por fin, se está poniendo al día respecto a la sabiduría cultural y la evidencia anecdótica.

Vamos a sumergirnos de lleno a examinar 23 estudios convincentes; cada uno revela un beneficio del porteo basado en la evidencia.

La ciencia tras el porteo

Actualmente, existen pocos estudios donde se hayan investigado de forma directa los beneficios del porteo. Sin embargo, sus conclusiones son muy convincentes y quienes defendemos esta práctica llevamos mucho tiempo demandando más investigación.

Ahí está la clave: para obtener una imagen completa, necesitamos extender la mirada aún más.

Existen gran cantidad de hallazgos convincentes y altamente relevantes en áreas de estudio estrechamente relacionadas, como el desarrollo infantil temprano, el Método Madre Canguro y la antropología. Sería absurdo no incluirlos en el debate sobre el uso del portabebé. Observándose en conjunto, estos estudios proporcionan una sólida argumentación para el porteo respaldada por la ciencia.

Examinar la evidencia

Este resumen de 23 estudios científicos recoge investigaciones directas sobre el porteo, pero también estudios estrechamente relacionados en campos relevantes. A continuación presentamos los hallazgos clave:

1. PROMUEVE EL APEGO SEGURO MADRE-BEBÉ

Seamos honestas; todas deseamos tener algún día con nuestros hijos ese tipo de relación que casi nos permita terminar las frases que el otro empieza. Cuanto antes consigamos esa profunda conexión con nuestros bebés, mejor, y existe mucha evidencia que demuestra que el uso del portabebé es una forma de fomentar ese apego.

En un estudio, se dividió a cuarenta y nueve madres de bajo nivel socioeconómico en dos grupos. El primer grupo, formado por veintitrés madres, recibió portabebés ligeros (que permiten un mayor contacto físico), mientras que el grupo de control de las otras veintiséis madres recibió sillitas para bebés. A los trece meses de edad, todos los bebés participaron en la situación extraña de Ainsworth, un escenario experimental diseñado para ver cómo reacciona un niño ante la ausencia de su madre. En general, los bebés cuyas madres habían recibido portabebés demostraron un apego materno más seguro que los que recibieron sillitas.

Estudio clave / artículo: Anisfeld E et al. (1990). “Does infant carrying promote attachment? An experimental study of the effects of increased physical contact on the development of attachment.” Child Development, 61(5):1617-27.

Fuente: bit.ly/2xR8kJt

2. EL BEBÉ LLORA MENOS

Como madres, no queremos que nuestros bebés lloren. Seamos sinceras; para evitarle un disgusto a nuestro niño, haríamos saltos mortales hacia atrás tranquilamente, si pudiéramos. Bueno, igual tranquilamente no, pero ya sabes a lo que me refiero. Afortunadamente, puedes pasar de los saltos mortales porque, según la ciencia, no necesitas una elaborada rutina de acrobacias para mantener tranquilo a tu pequeño.

Noventa y nueve parejas de madres y niños participaron en un estudio controlado que analizó la relación entre el llanto y el porteo. Las asignadas al grupo experimental recibieron instrucciones de sostener a sus bebés en momentos aleatorios y no en respuesta al llanto, durante tres horas extra al día. Los resultados mostraron que estos bebés, a las seis semanas de edad, lloraban en general un 43% menos y un 51% menos por la noche que los bebés del grupo de control.

Estudio / trabajo clave: Hunziker UA, Barr RG. (1986). “Increased carrying reduces infant crying: a randomized controlled trial.” Pediatrics, 77(5):641-8.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3517799

3. AYUDA A QUE EL BEBÉ SE DESARROLLE FÍSICAMENTE SALUDABLE

Como madres, arrastramos la fama de examinar cada ingrediente de los alimentos que ofrecemos a nuestros hijos, así como de asegurarnos constantemente de que estén mamando lo suficiente. ¡Queremos que nuestros hijos crezcan fuertes!

Resulta que el contacto físico que proporciona el portabebé a nuestros hijos puede estimular su crecimiento, particularmente en bebés prematuros. Los estudios han encontrado que la terapia a través del masaje, cuando se aplica con presión moderada, conduce a un aumento de peso en los recién nacidos prematuros y que incluso el movimiento pasivo de las extremidades aumenta tanto la densidad ósea como el peso en sí. Estas son acciones que imitan lo que hace un portabebé; cuando lo usas, tu hijo recibirá un masaje de suave presión y movimiento.

Estudio clave / artículo: Field T et al. (2010). “Preterm Infant Massage Therapy Research: A Review.” Infant behavior & development, 33.2:115–124.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2844909/

4. HACE QUE LAS MADRES SEAN MÁS RECEPTIVAS RESPECTO AL BEBÉ

¿Cuántas veces hemos deseado que nuestros bebés pudieran abrir la boca y decirnos exactamente qué piensan? Sin embargo, es posible que puedas ser más receptiva a las necesidades de tu hijo a través del tacto.

Un estudio controlado en el que 23 madres recibieron portabebés ligeros mientras que 26 recibieron sillitas para bebés ilustró el efecto positivo del contacto físico. Al analizar una sesión de juego entre las madres y sus bebés de 3 meses y medio, los investigadores notaron que las madres que habían recibido un portabebé comprendían mejor las vocalizaciones de sus bebés que las que habían estado usando sillita. La conclusión fue que posiblemente existe una relación causal entre un mayor contacto físico y un vínculo madre-bebé más seguro.

Estudio clave / artículo: Anisfeld E et al. (1990). “Does infant carrying promote attachment? An experimental study of the effects of increased physical contact on the development of attachment.” Child Development, 61(5):1617-27.

Fuente: bit.ly/2xR8kJt

5. REDUCE LOS SÍNTOMAS DE REFLUJO

El reflujo gastroesofágico es algo habitual en bebés. Si bien, generalmente, se resuelve por sí solo, es desagradable, causa irritabilidad y, en algunos casos, puede provocar enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE). Las consecuencias de la ERGE pueden ser tan graves como enfermedades respiratorias, anemia o déficit de crecimiento. Supongo que los adultos no deberíamos quejarnos del reflujo ácido ocasional tras una cena picante, ¿verdad? Ahora las buenas noticias.

Cuando los investigadores monitorearon a treinta y dos bebés en posición vertical frente a bebés acostados, descubrieron que los síntomas de reflujo gastroesofágico, incluidos los problemas para escupir, toser y respirar, se redujeron en frecuencia. Dado que portear a tu bebé lo mantiene en esa conveniente posición vertical, permitiendo así que la gravedad pose los alimentos en el estómago, es muy posible que tu bebé tenga menos síntomas de reflujo durante todo el día.

Estudio clave / artículo: Jung WJ et al. (2012). “The Efficacy of the Upright Position on Gastro-Esophageal Reflux and Reflux-Related Respiratory Symptoms in Infants With Chronic Respiratory Symptoms.” Allergy, Asthma & Immunology Research, 4.1:17–23.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3242055/

6. AYUDA A LAS MADRES DEPRIMIDAS A ALIMENTAR A SUS BEBÉS

Si eres una de las innumerables madres que sufren depresión, primero queremos que sepas que no estás sola. La depresión es una enfermedad que va más allá de estar cansada o tener un mal día; es una condición médica y no hay que dudar en buscar ayuda. Si te preocupa que tu depresión esté afectando al desarrollo del bebé, portear puede ser beneficioso para ambos.

Un estudio observó las interacciones de cuarenta y ocho madres deprimidas y no deprimidas con sus bebés y comprobó que había una marcada diferencia en la forma en que los bebés respondían a las madres silenciosas e inexpresivas. Cuando las madres no deprimidas tocaban a sus bebés sin pronunciar palabra y con cara impasible, sus bebés parecían angustiados. Los bebés de madres deprimidas, por su parte, respondieron al mismo silencio y falta de expresión facial con contacto visual, balbuceos y sonrisa. Esto implica que los bebés de madres deprimidas estaban acostumbrados a la falta de emoción verbal y/o facial por parte de su cuidadora, pero aún podían atribuir su tacto como una forma de afecto.

Estudio clave / artículo: Peláez-Nogueras M et al. (1996). “Depressed mothers’ touching increases infants’ positive affect and attention in still-face interactions.” Child Development, 67(4):1780-92.

Fuente: www.babywearing.co.uk/wp-content/uploads/2013/04/Depressed-mothers.pdf

7. MEJORA LAS TASAS DE LACTANCIA MATERNA

Hubo un tiempo en que muchos países occidentales parecían haber olvidado que la teta es lo mejor. Afortunadamente, la lactancia materna está experimentando un renacimiento en estas áreas del mundo, y parece que portear a tu bebé puede ayudarte con las tan necesarias tomas.

En un estudio, 100 mujeres recibieron un portabebé ligero, con instrucciones para usarlo durante al menos una hora al día, e información sobre la lactancia materna. Otras 100 mujeres no recibieron portabebés, pero sí la misma orientación con respecto a la lactancia materna. Se contactó a las mujeres por teléfono cuando sus bebés tenían 3 meses de edad y, de nuevo, a los 5 meses. Las madres que utilizaron los portabebés informaron de tasas de lactancia materna significativamente más altas que las que no lo recibieron. Si bien los resultados de este estudio son preliminares, y los experimentos que requieren autoinformes pueden ser susceptibles de críticas, parece evidente que vale la pena seguir investigando el uso del portabebé y su efecto sobre las tasas de lactancia materna.

Estudio clave / artículo: Pisacane A et al. (2012). “Use of baby carriers to increase breastfeeding duration among term infants: the effects of an educational intervention in Italy.” Acta Paediatrica, 101(10):e434-8.

Fuente: www.babywearing.co.uk/wp-content/uploads/2013/04/paper-on-use-of-slings-and-breastfeeding.pdf

8. CALMA AL BEBÉ CUANDO ESTÁ ANGUSTIADO

Nada puede hacer que una madre se sienta más como... bueno, como una madre, que cuando intenta calmar por todos los medios a su angustiado hijo. Todas sabemos, casualmente, que una excelente manera de calmar a un bebé molesto es acunarle, pero un estudio se propuso encontrar un vínculo empírico entre este movimiento y su eficacia para calmar a los bebés. Los científicos examinaron a treinta y seis recién nacidos, con edades comprendidas entre 1 y 3 días. Cuando estaban angustiados, los bebés que fueron acunados por sus madres se calmaron más rápidamente que el grupo de control que no recibió dicha intervención. Si bien puede que esto no sea ninguna sorpresa, los bebés mecidos también dejaron de llorar más rápidamente que aquellos que simplemente fueron cogidos en brazos.

Entonces, ¿qué tiene en común mecer a tu bebé y portearlo? En pocas palabras, esos movimientos suaves y relajantes que calman a tu hijo mientras lo acunas son increíblemente similares a lo que sentirá cuando lo lleves porteado.

Estudio clave / artículo: Byrne JM, Horowitz FD. (1981). “Rocking as a soothing intervention: The influence of direction and type of movement.” Infant Behavior and Development, 4:207-218.

Fuente: bit.ly/2Q7zXW4

9. FOMENTA EL BIENESTAR Y LA RELAJACIÓN TANTO EN LA MADRE COMO EN EL BEBÉ

Pocas cosas nos hacen sentir más unidos con otro ser humano que el contacto físico; el tacto es un lenguaje de amor, comodidad y seguridad. Prácticamente todos los mamíferos, en algún momento de su vida, obtendrán un beneficio significativo a través del tacto de su madre.

Incluso se ha demostrado en ratas (lo prometo), que el calor y el tacto estimulan la liberación de oxitocina. A su vez, los niveles de cortisol y presión arterial disminuyen, produciendo así una sensación general de calma en los animales. El contacto entre la madre y el bebé también proporciona beneficios emocionales en cuanto a seguridad y apego seguro.

Kerstin Uvnäs Moberg, quien realizó el mencionado estudio, ha defendido durante mucho tiempo la idea de que no solo existe un vínculo entre los niveles de contacto y oxitocina, sino que el aumento de la oxitocina produce efectos deseables. Su investigación ha jugado un papel importantísimo en los avances farmacológicos que han ayudado a las personas con afecciones que van desde la ansiedad a las relacionadas con el autismo, lo que ilustra que la oxitocina es beneficiosa para los humanos.

Estudio clave / artículo: Uvnäs-Moberg K. (1997). “Oxytocin linked antistress effects–the relaxation and growth response.” Acta Physiol Scand Suppl. 640:38-42.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9401603

10. EL BEBÉ REGURGITA MENOS

A nadie le gusta que el bebé regurgite. Es una de esas cosas que nos encantaría evitar (¡bastante ropa para lavar tenemos ya!), y tampoco es de lo más agradable para nuestro pequeño. Si bien puede parecer que nada puede evitar lo inevitable, resulta que portear podría ser una técnica útil para reducir estos incidentes.

Un estudio demostró que incluso solo 10 minutos extra de contacto y brazos a diario podrían conducir a una reducción significativa en la cantidad de veces que regurgitan nuestros bebés. Mantener cerca a nuestros bebés mediante el uso de un portabebé ya le provee de esa atención física adicional. También permite que tu bebé permanezca en posición vertical, algo que se recomienda durante los 30-60 minutos posteriores a cada una de las tomas de tu pequeño.

Estudio clave / artículo: Hopper HE, Pinneau SR. (1957). “Frequency of regurgitation in infancy as related to the amount of stimulation received from the mother.” Child Development. 28(2):229-35.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/13427073

11. REDUCE EL RIESGO DE OTITIS MEDIA

Hablando del contenido del estómago, ¿sabes que los fluidos gástricos pueden causar que tu hijo desarrolle otitis media, es decir, infección del oído medio? Un estudio evaluó a 65 niños que estaban a punto de someterse a cirugía de oído por otitis media y en 59 niños la muestra en jugo gástrico fue positiva. Los tipos de infecciones que causa este líquido pueden conducir a la sordera y está demostrado que su prevalencia aumenta si el bebé pasa mucho tiempo acostado boca arriba.

Una forma sencilla de limitar el tiempo que un bebé pasa acostado durante el día es llevarlo en un portabebé. De esta manera, se mantiene en posición vertical y, a su vez, los jugos gástricos permanecen en la parte baja del estómago, que es donde deben estar. Como beneficio adicional, tú conservas tu libertad de movimiento para usarla como te plazca.

Estudio clave / artículo: Tasker A et al. (2002). “Is gastric reflux a cause of otitis media with effusion in children?” Laryngoscope, 112(11):1930-4.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12439157

12. MEJORA LA DIGESTIÓN DEL BEBÉ

La digestión es algo importante para las personas de todas las edades, pero especialmente para nuestros bebés. Nuestros bebés están creciendo rápido, física y cognitivamente, y debemos hacer todo lo posible para que lo hagan con todas las ventajas a su alcance, incluso teniendo en cuenta cómo sus barriguitas procesan la leche materna. Entonces, ¿cómo podemos hacerlo?

Bueno, resulta que usar un portabebé puede proporcionar una sensación parecida a la de un masaje suave. ¿Por qué eso es bueno? Un estudio encontró que los bebés prematuros que recibieron masajes experimentaron un aumento en la actividad vagal. Si bien se cree que un nivel bajo de actividad vagal está relacionado con la depresión en bebés, se ha descubierto que unos niveles saludables en dicha actividad estimulan la motilidad gástrica, es decir, el movimiento de los alimentos a través del sistema digestivo, y ayudan a controlar el peso de los bebés prematuros. El aumento de la actividad vagal parasimpática también puede estimular la liberación de gastrina e insulina, hormonas que favorecen la absorción de alimentos.

Estudio clave / artículo: Diego MA et al. (2007). “Preterm infant massage elicits consistent increases in vagal activity and gastric motility that are associated with greater weight gain.” Acta Paediatrica, 96(11):1588-91.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17888059

13. FACILITA LA TRANSICIÓN AL MUNDO EXTERIOR, PUES SE PARECE AL ÚTERO

No es descabellado decir que el nacimiento, si bien es un evento hermoso, puede ser un shock para el recién nacido. A diferencia de muchos mamíferos, tu bebé no sale preparado para lidiar con este repentino cambio de escenario. De hecho, algunos científicos comparan a nuestros pequeños con canguros; demasiado maduros para el útero pero demasiado inmaduros para sobrevivir fuera de la bolsa de su madre.

Obviamente, no tenemos una bolsa en la que colocar a nuestros bebés mientras crecen, pero mantenerlos cerca de nuestros cuerpos puede tener un efecto similar. El uso del portabebé puede imitar la calidez, el ambiente y el sonido del útero. Tu pequeño escuchará y sentirá los latidos de tu corazón, percibirá toda la comodidad de estar envuelto y recibirá movimientos suaves y constantes. Al portear a nuestros bebés, podemos proporcionarles una sensación familiar y serena y ayudarlos a adaptarse a su nuevo mundo.

Estudio / documento clave: Gatts J D, “Infant environmental transition system and method”, US Patent, US5385153A.

Fuente: patents.google.com/patent/US5385153A/en

14. EL BEBÉ ESTARÁ MENOS IRRITABLE

Además del llanto, existen otras señales que pueden querer decir que tu bebé se siente molesto. Puede parecer inquieto, ruidoso, nervioso o simplemente descontento. Sin embargo, estos comportamientos desaparecen muchas veces cuando un bebé recibe atención.

Un estudio antropológico realizado en África observó una marcada diferencia entre los miembros de una tribu de cazadores-recolectores, los Aka, y los Ngando, que se ganan la vida como agricultores. Si bien los estudios de observación pueden influir en el comportamiento de los sujetos, independientemente de lo cuidadosos que puedan llegar a ser los investigadores, los científicos fueron testigos de que los Aka porteaban a sus bebés continuamente, los amamantaban con frecuencia y respondían rápidamente a sus señales de angustia. Estos bebés, a su vez, parecían relajarse y descansar más a menudo que los bebés Ngando, que no se mantenían tan estables. Es una correlación reveladora que bien merece más estudio.

Estudio clave / artículo: Hewlett BS et al. (1998). “Culture and early infancy among central African foragers and farmers.” Developmental Psychology, 34(4):653-61.

Fuente: anthro.vancouver.wsu.edu/media/PDF/Culture_and_Early_Infancy1.pdf

15. SATISFACE LA NECESIDAD QUE EL RECIÉN NACIDO TIENE DE ESTAR CERCA DE SU MADRE

No es ningún secreto que el bebé necesita y quiere estar cerca de su madre. Y, seamos sinceras, nos encanta respirar ese olor a bebé recién nacido durante una buena sesión de acurrucamiento tan a menudo como nos sea posible. Pero, ¿la razón para necesitar esa cercanía va más allá de lo emocional? La ciencia dice, claramente, que sí.

Un ensayo aleatorio monitoreó los llantos de los recién nacidos dentro de los primeros 90 minutos de nacimiento. Los bebés estaban piel con piel con su madre, en una cuna o en una cuna durante 45 minutos antes de volver al contacto piel con piel con su madre. Al darse cuenta de que habían sido separados de su cuidadora materna, los bebés comenzaron a llorar pero se callaron cuando se volvió a juntar a la pareja madre-bebé. Los científicos creen que esto es una "llamada de auxilio ante la separación" instintiva, un fenómeno que está presente en muchas especies de mamíferos como una forma de restaurar la proximidad con la cuidadora y, por lo tanto, la seguridad. Si bien los portabebés no se incluyeron como tal en este estudio, sí proporcionan un nivel constante de contacto físico entre un bebé y su cuidadora, lo que sugiere que el porteo vendría a satisfacer estas necesidades biológicas de cercanía.

Estudio clave / artículo: Christensson K et al. (1995). “Separation distress call in the human neonate in the absence of maternal body contact.” Acta Paediatrica, 84(5):468-73.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7633137

16. LOS HUMANOS ESTÁN BIOLÓGICAMENTE ADAPTADOS PARA LLEVAR ENCIMA A SUS BEBÉS

Las especies de este planeta han evolucionado para cuidar a sus recién nacidos de varias maneras diferentes, siendo tres los tipos de cuidado más comunes.

  • Anidados (también conocidos como escondidos): los bebés esperan en un refugio que sus padres han construido y reciben la atención dentro de los límites de ese refugio.
  • Seguidores de madres: los bebés están listos para caminar inmediatamente después del nacimiento, van donde va su madre y rara vez se quedan a solas.
  • Crías porteadas (también conocidos como colgados a sus madres): estos bebés han evolucionado para estar con sus madres a través de la capacidad de aferrarse, y algunos científicos creen que pertenecemos a esta categoría.

Espera, puede que pienses que tu bebé no es como una zarigüeya o algo así. Bueno, resulta que nuestros bebés podrían ser más hábiles enganchándose a nosotras de lo que pensamos. Es posible, mediante movimientos de cadera y piernas, que los bebés se posicionen para un contacto materno máximo. Evelin Kirkilionis llegó a esta conclusión cuando comparó la crema untada en la pierna de un bebé con la mancha que quedaba en la camisa oscura de su madre. Su observación coincidió con la investigación previa que demostraba que un niño era más que capaz de hacer estos movimientos de enganche sin impedir el correcto desarrollo de su cadera; lo que esto sugiere es que nuestros cuerpos han evolucionado para aferrarse a nuestras cuidadoras mientras somos bebés. Si bien se necesitan más estudios sobre los humanos y su relación con la categoría de Crías porteadas para obtener resultados más concluyentes, el trabajo de Kirkilionis presenta un argumento fascinante a favor de que el porteo sea biológicamente natural.

Estudio / trabajo clave: Nicolai K, (2013), “Cache or Carry? Comparative biology and infant carrying”. Published online.

Fuente: bindungtraegt.de/cache-or-carry-comparative-biology-and-infant-carrying/

17. EL TACTO Y EL MOVIMIENTO CALMAN PSICOLÓGICAMENTE AL BEBÉ

La felicidad y la satisfacción comienzan de adentro hacia afuera, y no me refiero a solo en lo mental. Todos hemos experimentado los síntomas fisiológicos del estrés. Nuestro corazón se acelera, nuestro estómago se encoge y a veces comenzamos a respirar demasiado rápido. Como es lógico, no queremos que nuestros pequeños pasen por estos reflejos corporales, ya que son bastante desagradables. Afortunadamente, portear a nuestros bebés puede ayudarles a reducir esos signos físicos de ansiedad.

Un estudio encontró que las crías de ratón experimentaron un efecto calmante en respuesta a que sus madres las llevaran encima. ¿No te parece impresionante? Bueno, ese mismo estudio encontró una respuesta idéntica en bebés humanos. Es verdad; tanto en las crías de ratón como en los bebés, los investigadores observaron un ritmo cardíaco más lento, una disminución del llanto y una menor inquietud entre los que fueron transportados por una madre en movimiento que entre los que fueron sostenidos por una madre sentada. Atribuyen esta respuesta a un conjunto coordinado de regulaciones centrales, motoras y cardíacas que tiene un efecto calmante en nuestros pequeños.

Estudio clave / artículo: Esposito G et al. (2013). “Infant calming responses during maternal carrying in humans and mice.” Current Biology, 23(9):739-45.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23602481

18. PUEDE REDUCIR LA DEPRESIÓN POSPARTO

La depresión posparto no es tan rara como solemos pensar; no estás sola si la estás sufriendo. Al igual que con otra depresión, nunca te avergüences de buscar ayuda. Te mereces estar bien, tanto como tu bebé lo necesita para estar bien él mismo. En tu viaje de regreso al bienestar, es posible que portear te sea de ayuda.

Durante un estudio, los científicos pidieron a 30 madres que ofrecían un contacto habitual piel con piel con sus recién nacidos que informaran sobre su depresión. En comparación con un grupo de control de 60 madres, que limitaban la práctica de la piel con piel a pequeños abrazos, las madres del grupo de contacto piel con piel habitual informaron de tasas más bajas de depresión después de una semana y un mes. Las madres de este grupo también experimentaron una reducción más significativa en sus niveles de cortisol salival después de un mes. Si bien este estudio no está dirigido explícitamente al uso de portabebés, de sus resultados podría interpretarse que la cercanía que provoca el porteo conlleva un impacto positivo en la salud mental de las madres.

Estudio clave / artículo: Bigelow A et al. (2012). “Effect of mother/infant skin-to-skin contact on postpartum depressive symptoms and maternal physiological stress.” J Obstet Gynecol Neonatal Nurs., 41(3):369-82.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22537390

19. REDUCE EL RIESGO DE PLAGIOCEFALIA

La evidencia demuestra que un bebé que permanece acostado sobre su espalda por períodos prolongados, especialmente si prefiere una sola posición para su cabeza, está en riesgo de desarrollar plagiocefalia. Mientras que dormir boca arriba (en un colchón apropiado) se considera la forma más segura de dormir para un bebé (se cree que ayuda a prevenir el SMSL), esa cabecita necesita un descanso durante el día.

El uso de un portabebé permite que nuestros bebés duerman, pero les impide estar continuamente en una posición. Puede que sea el mejor escenario posible, en el que tu bebé está echando la siesta que necesita sin correr el riesgo de que su cráneo se deforme.

Estudio clave / artículo: Mawji A et al. (2014). “Risk Factors for Positional Plagiocephaly and Appropriate Time Frames for Prevention Messaging.” Paediatrics & Child Health, 19.8:423–427.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4220526/

20. USAR UN PORTABEBÉ CANSA MUCHO MENOS QUE LLEVARLO EN BRAZOS

Tienes un bebé en casa, lo que significa que tienes sueño y mucho, muchísimo trabajo. Debes optimizar tu energía al máximo mientras te abres camino a través de la jungla de la maternidad.

¿Sabes que llevar a tu bebé en brazos crea una carga un 16% mayor que si lo estuvieras llevando en un portabebé? Según un estudio, esto no solo es cierto, ¡sino que llevar a tu bebé en brazos podría gastar más energía que la lactancia! Portear es una excelente manera de evitar esforzarse demasiado en unos días ya de por sí agotadores.

Estudio clave / artículo: Wall‐Scheffler CM et al. (2007). “Infant carrying: The role of increased locomotory costs in early tool development”. American Journal of Physical Anthropology, 133(2):841-846

Fuente: onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ajpa.20603

21. SINCRONIZA BIOLÓGICAMENTE A LA MADRE Y AL BEBÉ

Queremos que nuestros bebés se sientan tan parte de nosotras como nosotras mismas, pero hay días en que las madres nos sentimos tan abrumadas que es una emoción difícil de gestionar. Buenas noticias: portear puede facilitar ese sentimiento de unión al sincronizar literalmente tu corazón con el de tu bebé.

Un estudio en el que participaron madres y sus bebés de tres meses observó que se producían ritmos cardíacos coordinados durante los momentos de contacto y que el fenómeno aumentaba exponencialmente cuando la interacción incluía vocalizaciones y expresiones faciales. Al llevar a tu bebé en una posición de porteo frontal, estas interacciones ocurrirán de forma natural y continua.

Estudio clave / artículo: Feldman R et al. (2011). “Mother and infant coordinate heart rhythms through episodes of interaction synchrony.” Infant Behavior and Development, 34(4): 569-577.

Fuente: www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0163638311000749

22. FAVORECE EL CRECIMIENTO FÍSICO EN BEBÉS PREMATUROS

Cualquier madre que haya dado a luz a un bebé prematuro ha experimentado un miedo diferente a cualquier otro y quiere asegurarse de darle a su pequeño recién nacido la mejor oportunidad para un desarrollo óptimo. Un portabebé puede resultar una buena herramienta para que la mamá consiga su propósito.

Se realizó un ensayo controlado aleatorio durante 16 meses que analizó el efecto del Método Madre Canguro (MMC) frente a una incubadora estándar o un tratamiento de termocuidado abierto en 488 recién nacidos prematuros. Los 246 bebés del primer grupo se sometieron al MMC durante al menos 6 horas al día, además de a un gran contacto piel con piel, y se descubrió que crecían y aumentaban de peso con mejores resultados que los 242 bebés del grupo de control. Se concluyó que el Método Madre Canguro debe comenzar lo antes posible y persistir durante el tiempo que transcurra hasta que el bebé alcance las 40 semanas de edad gestacional.

Estudio clave / artículo: Tessier R et al. (1998). “Kangaroo mother care and the bonding hypothesis.” Pediatrics,102(2):e17.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20667921

23. PUEDE AUMENTAR LA RESILIENCIA Y CONFIANZA DE LAS MADRES

Esto no quiere decir que no vayas a volver a tener un episodio de nerviosismo propio de mamá si porteas, pero hay evidencias que sugieren que usar un portabebé, junto con el contacto piel con piel, puede lograr que gestiones mejor las situaciones estresantes, cosa que repercute en la salud de tu bebé.

En un experimento en que participaron 488 bebés, los investigadores se propusieron estudiar qué impacto, de haber alguno, tenía el contacto piel con piel porteando en posición canguro en cuanto al vínculo. Lo que descubrieron fue que las madres que se valieron del Método Madre Canguro se autopercibieron más competentes cuando sus delicados bebés necesitaron hospitalización prolongada en comparación con las madres del grupo de control. Como en el punto anterior, se concluyó que el Método Madre Canguro debe comenzar lo antes posible y persistir durante el tiempo que transcurra hasta que el bebé haya alcanzado las 40 semanas de edad gestacional.

Estudio clave / artículo: Gathwala G et al. (2010). “Effect of Kangaroo Mother Care on physical growth, breastfeeding and its acceptability.” Tropical Doctor, 40(4):199-202.

Fuente: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9685462

BENEFICIOS DEL PORTEO QUE NO NECESITAMOS QUE LA CIENCIA AVALE

De acuerdo, los datos que arroja la ciencia son importantes y necesitamos la evidencia para tomar decisiones acertadas. Aún así, no tiene sentido excluir de la reflexión sobre los beneficios del porteo todo aquello que nos enseña la sabiduría cultural y la experiencia. Muchas veces, la información más precisa y los mejores consejos se obtienen preguntando a otros padres y madres con experiencia en el tema.

Dicho esto, aquí recogemos algunos beneficios que no necesitamos que nos confirme la ciencia. Así, portear:

  • Te permite hacer más cosas al mismo tiempo que llevas a tu bebé.
  • Te permite desplazarte y viajar de forma más sencilla.
  • Es económico.
  • Facilita la lactancia en público.
  • Facilita la vacunación, pues el bebé se consuela rápidamente.
  • Facilita que otros cuidadores creen vínculo con el bebé.
  • Genera confianza al bebé fuera de su entorno habitual.
  • Te permite tener a tu bebé bajo control.
  • Promueve vuestro contacto cara a cara.
  • ¡Simplemente es vínculo, placer y alegría!

PORTEA A TU BEBÉ DE FORMA SEGURA

Hablemos de seguridad. Como ocurre con todo lo relacionado con los bebés, es vital elegir un producto que sea apropiado tanto para ti como para tu hijo. Una vez escogido, asegúrate de leer y seguir todas las instrucciones incluidas en el portabebé elegido. En general, aquí recogemos algunas reglas de seguridad a tener en cuenta.

REGLAS PARA UN PORTEO SEGURO

  • Para evitar el riesgo de asfixia, asegúrate de que el portabebé que has elegido es específicamente apropiado para recién nacidos y, en caso contrario, espera hasta que tengan al menos 4 meses de edad para usarlo.
  • Comprueba con frecuencia cómo está tu bebé.
  • Asegúrate de que sus vías aéreas estén despejadas en todo momento.
  • Cuando te agaches, hazlo inclinando la cintura y no doblando las rodillas.
  • Después de amamantar, asegúrate de volver a colocar a tu bebé, de modo que su cabeza quede hacia arriba y lejos de tu pecho y de la tela.
  • Comprueba regularmente que tu portabebé sigue en perfectas condiciones.
  • Practica la forma de ponerte el portabebé antes de empezar con el porteo.
  • Asegúrate de que tu portabebé ofrezca un soporte óptimo para la cabeza y cuello del bebé.
  • Practica el porteo del bebé delante de un ‘observador’ y/o sobre una cama o sofá hasta que estés segura de la técnica.
  • Escoge un portabebé que ofrezca una base amplia.

    Nota: Existe cierto debate sobre si los portabebés de "base estrecha" que hacen que las piernas del bebé vayan colgando hacia abajo son perjudiciales. La Dra. Rosie Knowles, experta en porteo, ofrece un excelente resumen de estos perjuicios y mantiene que "el uso de un portabebé de base estrecha no causará daños a la mayoría de los niños". Sin embargo, los bebés que puedan tener displasia de cadera leve no diagnosticada, se beneficiarán de portabebés de base más amplia ya que "mantienen la posición flexionada y basculada de la cadera, que parece favorecer un mejor posicionamiento de la articulación". Leyendo entre líneas: los portabebés de base estrecha probablemente valgan para la mayoría de los niños, pero si quieres ir a lo seguro, un portabebé de base más ancha (usado correctamente) favorece que las articulaciones de la cadera se mantengan en la posición óptima, sin que el peso las descuelgue hacia abajo. Rosie aconseja a los padres que usen portabebés de base amplia.
  • Usa las posiciones de cara al exterior a ratos cortos y, siempre que el bebé esté dormido, llévalo cara a cara.

De vez en cuando, asegúrate de revisar todas las actualizaciones de tipo sanitario en cuanto a dispositivos de porteo, pues suelen avisar de cualquier producto retirado del mercado.

PARA ACABAR

Pese a encontrarse al borde de la extinción, el porteo está volviendo a interesar a padres y científicos. La investigación no deja lugar a dudas. El porteo proporciona a tu bebé beneficios emocionales, como sentirse seguro y unido a ti, así como beneficios físicos, como reducir el riesgo de plagiocefalia y controlar los problemas de reflujo. Estos productos también te proporcionan a ti, como madre, muy buenas ventajas. ¿Quién no quiere ahorrar energía y poder hacer cosas sin tener que separarse de su bebé?

Con nuestros bebés sobre nuestros cuerpos y la ciencia de nuestro lado, el futuro del porteo es, sin duda, brillante.

Artículo original: https://wetheparents.org/babywearing-benefits-evidence


Sobre Neve Spicer
Neve Spicer es la creadora y editora de WeTheParents, un blog sobre embarazo y crianza conscientes. Como madre de tres hijos, comparte su experiencia y conocimientos con otras familias para facilitarles el camino.

Documentos de Neve Spicer publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2020. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.