Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Todo lo que necesita saber mi hijo sobre sexo

Publicado el martes, 24 de septiembre de 2019. Revisado el miércoles, 27 de mayo de 2020.
Autor: Laura Ávila
Tiempo medio de lectura: 5 minutos y 13 segundos

Megan Rubiner Zinn es una escritora que vive en Estados Unidos. Es autora de Nuestra Preciosa Pooper: Un brutalmente honesto diario de los primeros años de nuestro bebé. También escribe de forma periódica en el blog Motherloder del New York Times, además de otras publicaciones y una intensa actividad en Twitter.

Megan, en uno de sus artículos que se titula All My Son Needs to Know About Sex and Being a Good Man, nos cuenta con franqueza que cuando supo que estaba embarazada de su hijo, el primer pensamiento que se le vino a la cabeza fue: "¡Vaya, una gran oportunidad para poner un buen hombre en el mundo!" Según ella, una idea de una arrogancia absoluta. Y es que los padres solo tenemos control de nuestros hijos como tales y, en ocasiones, no sabemos muy bien cómo ejercer este control.

Existen muchas cualidades que consiguen hacer que un hombre sea buena persona, pero tal y como ha criado a sus hijos, para ella hay tres valores fundamentales que se pueden aplicar a todas las áreas de la vida: ser honesto, ser amable y asumir responsabilidades. Como padres es un gran orgullo cuando vemos que nuestros hijos actúan de acuerdo a estos criterios.

El hijo de Megan tiene 18 años y se ha ido a vivir a otra ciudad solo, por su cuenta. Y va a ser libre para hacer lo que quiera, lo que incluye también tener pareja y sexo, es decir, tomar las riendas de su propia vida.

Cada joven al que le toca vivir sus propias experiencias ha de seguir las mismas premisas: ser honesto, ser amable, asumir responsabilidades. Megan ha realizado una didáctica lista para su hijo y para todo aquel que quiera escucharla:

  • Si te gusta alguien, dilo. No andes con juegos, ni con adivinanzas. No les hagas cuestionar su juicio.
  • Si amas a alguien, díselo. Pero no en la primera cita. Usa un poco el juicio.
  • No pretendas tener una relación supuestamente basada en el amor para conseguir sexo. Si lo que quieres es sexo y pasar un rato divertido, pero no una relación, hay que ser honesto al respecto. Todo depende de lo que la pareja decida, si es realmente lo que ella o él quiere también.
  • Si no te va bien la relación, busca una nueva.
  • Si estás tratando de ser lo que tu pareja quiere que seas, detenlo.
  • Si no quieres o no puedes ser monógamo, no te comprometas con alguien que desea la monogamia.
  • Conoce tu propio cuerpo antes de que otra persona lo llegue a conocer y antes de intentar conocer otro cuerpo.
  • En el sexo se trata de ser abierto, vulnerable y transparente. Se basa en confiar en tu pareja.
  • El sexo conlleva responsabilidad, la tuya propia y la de los demás. No hay que subestimar este punto.
  • Si no puedes hablar sobre sexo con tu pareja, no deberías tener sexo entonces.
  • No hay que subestimar ni sobreestimar la importancia del sexo en una relación.
  • Debes conocer los diferentes tipos de anticonceptivos antes de tener sexo.
  • Aprende a usar los condones. No debes saber sólo que existen, sino cómo se usan correctamente, cómo asegurarse de que no fallen y qué hacer cuando al terminar.
  • Asegúrate de conocer los anticonceptivos femeninos y la anticoncepción de emergencia. Esta es una responsabilidad de todos, tanto de ellas como de ellos.
  • Si te da vergüenza comprar condones, entonces no deberías tener sexo.
  • El sexo no siempre tiene por qué significar coito. Hay un montón de maneras diferentes de divertirse.
  • No hay que tener expectativas de que el sexo tiene que ser estupendo desde el principio. Práctica, práctica, práctica.
  • Hay palabras que definen a las mujeres que les gusta el sexo y no ocultan este hecho. Conscientes de sí mismas, satisfechas y buena compañía son adjetivos que se me vienen a la mente. A la mayoría de las mujeres les gusta el sexo. No existe tal cosa como una puta.
  • No intentes adivinar si tu pareja está satisfecha con el sexo. Pregunta. Si no fuera así, pregunta qué es lo que necesita y desea. Si no puedes hacerlo, no deberías estar teniendo relaciones sexuales.
  • ¿Tu compañero ha tenido otras parejas anteriores? Genial. Podría significar que sabe lo que está haciendo.
  • Ríe durante las relaciones sexuales. Si no puedes, no deberías tener relaciones sexuales. El sexo a menudo es ridículo, hay que responder en consecuencia.
  • Consentimiento, consentimiento, consentimiento.
  • Una persona bebida, incapacitada o inconsciente no puede dar su consentimiento.
  • El porno es una manera horrible de aprender sobre sexo. No se parece a la mayoría de los hombres. No es a lo que la mayoría de las mujeres se parece. Esto no es lo más común en el sexo. Es una película. No es más realista que Star Wars o Los Vengadores.
  • Si quieres ver porno, paga por ello. Busca pornografía feminista no explotadora. Será tan divertido y tan eficaz, que tu pareja lo querrá ver contigo.
  • Sexo de una noche, amigos con roce, conectar con alguien para tener sexo… No todas las personas están preparadas para hacer esto. Hay gente que puede tener sexo casual o anónimo sin dañar física o emocionalmente. Otras, en cambio, no pueden. Averigua qué es lo que realmente quieres y qué es lo que tu pareja anhela y sé cuidadoso.
  • Hay muchas formas de ser sexual y tener relaciones. Acepta lo que seas y lo que otras personas quieran ser. A menos de que alguien esté siendo coaccionado o herido, no juzgues. A los ojos de los demás, podemos ser nosotros los bichos raros.
  • Sé honesto, amable y asume responsabilidades.

En definitiva, hemos de educar a nuestros hijos de una forma honesta, amable y responsable, de manera de que cuando llegue el momento en el que nuestros hijos tengan que volar solos y asumir sus responsabilidades sean capaces de hacerlo de la mejor manera posible para sí mismos y los demás. La información constante y la confianza son puntos fundamentales para que nuestros hijos tengan una buena y responsable vida sexual.


Sobre Laura Ávila
Laura Ávila, es madre de dos hijos y redactora con un Máster en Educación Secundaria.

Documentos de Laura Ávila publicados en Crianza Natural

Compártelo:

© 2003-2020. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.