Si aún no lo has hecho, suscríbete a nuestra web

Teléfonos de contacto:
936 452 369
649 413 479
Formulario de contacto

Cómo portear a tu bebé cuando hace calor

Publicado el martes, 04 de junio de 2024.
Autor: Rosa Sorribas
Tiempo medio de lectura: 4 minutos y 13 segundos

Cuando el termómetro sube y el sol brilla con intensidad, portear a tu bebé puede volverse todo un reto. El calor puede afectar tanto a ti como a tu pequeño, y es importante tomar algunas medidas para que ambos os sintáis cómodos y seguros. Aquí te indicamos algunas recomendaciones para minimizar los efectos del calor mientras porteas a tu bebé.

Elección del portabebés
El tipo de portabebés que elijas puede marcar una gran diferencia. Aunque no existe ningún portabebés con un “aire acondicionado” integrado, algunos modelos son más adecuados para climas cálidos. Opta por portabebés de telas finas o de malla, como la bandolera de malla, la de agua o la africana. Al ser más finos y transpirables, permiten una mejor circulación del aire. Las mochilas ergonómicas con paneles de malla y los mei tais ligeros también son opciones recomendables. Sin embargo, recuerda que incluso el mejor portabebés no evita la necesidad de protegerse del calor ambiental. Además, asegúrate de elegir un portabebés que ofrezca un buen soporte y comodidad tanto para ti como para tu bebé, distribuyendo el peso de manera equilibrada.

Posición lateral
También es importante que, cuando portees a tu bebé, consideres llevarlo en posición lateral, si es que el portabebés lo permite. Coloca al bebé en la cadera para minimizar el contacto piel con piel. De esta manera, la transmisión mutua de calor será menor, la superficie de disipación será mayor y cualquier suave brisa de aire os dará una sensación, aunque ligera, de frescor. Además, la posición lateral permite una mayor libertad de movimientos y facilita la ventilación. Recuerda siempre ajustar correctamente el portabebés para mantener una postura ergonómica y segura.

El factor de la temperatura ambiente
La temperatura y humedad exteriores son cruciales. Intenta estar en entornos donde la temperatura sea soportable. Salir a primera hora de la mañana o al atardecer puede ser una buena estrategia, ya que en muchos sitios el calor es completamente insoportable a partir del mediodía. Si estás en casa o en un centro comercial con aire acondicionado, puedes también aprovechar esos momentos y entornos para portear a tu bebé. Evita las horas de mayor radiación solar y busca siempre lugares sombreados. Además, ten en cuenta que el asfalto y otras superficies pueden irradiar calor, por lo que es preferible caminar sobre superficies más frescas como la hierba.

Protegeos del sol
Es fundamental evitar la exposición directa de los rayos solares sobre la piel, tanto del bebé como del adulto. Busca las sombras siempre que sea posible. Si el camino no las ofrece, detente unos minutos en cuanto encuentres un lugar sombreado. De esta forma, podréis recuperaros de la exposición solar directa y descansar del esfuerzo adicional que supone caminar con tanto calor. Nunca cubras el cochecito o al bebé directamente con una gasa o similar, ya que la temperatura interior puede aumentar de manera considerable y volverse muy peligrosa.

Puede ser una buena idea poner al bebé un gorro con faldón trasero para proteger su cabeza y cuello del sol directo. No somos muy partidarios de aplicar cremas solares sobre la delicada piel del bebé, sino de utilizar barreras físicas siempre que sea posible. Las cremas solares ofrecen protección frente a la radiación UV, pero no frente a la infrarroja, que es la causante del calor. También puedes vestir al bebé con ropa ligera, de colores claros y de tejidos naturales como el algodón, que permiten una mejor transpiración.

Manteneos hidratados
La sudoración y consiguiente evaporación es nuestro mecanismo natural que nos ayuda a mantener la temperatura corporal bajo control. Por tanto, es recomendable beber mucha agua e incluso mojar tu piel y la del bebé ocasionalmente. Si tu bebé amamanta exclusivamente, dale el pecho para que se hidrate (la leche contiene un 85% de agua). Es posible que notes que cambia de pecho con mayor frecuencia para aprovechar el menor contenido graso de la leche del principio de la toma. En este sentido, una bandolera te puede facilitar, además, la labor de darle el pecho.

Si tu bebé es mayor y ya consume otros líquidos, asegúrate de ofrecerle agua con regularidad para prevenir la deshidratación. También puedes llevar un pañuelo o una toalla pequeña humedecida para refrescar la piel de ambos cuando sea necesario.

El calor es, sin duda, un problema real a la hora de portear a tu bebé, pero con las precauciones adecuadas puedes minimizar sus efectos. Elige un portabebés adecuado, mantente en un entorno fresco y sigue las recomendaciones para proteger a tu pequeño del calor. Con estos consejos, podréis disfrutar del porteo incluso en los días más calurosos del verano.

Portabebés recomendados para el calor


Sobre Rosa Sorribas
Rosa Sorribas es consultora de lactancia certificada internacional (IBCLC), doula y fundadora de Crianza Natural. Ha impartido cursos y conferencias sobre temas de lactancia, crianza y porteo.

Documentos de Rosa Sorribas publicados en Crianza Natural

© 2003-2024. Crianza Natural, S.L. Todos los derechos reservados. Este documento no puede ser reproducido por ningún medio, total o parcialmente, sin autorización expresa de Crianza Natural, y, en su caso, de los autores y traductores.